#40NavarrosConfinados por Pedro Pérez Bozal

Silvia Yanguas González trabaja desde hace un año como enfermera eventual en la UCI del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Ayer sábado tenía turno a primera hora, pero aun así en la víspera nos regaló unos minutos aliñados por su simpatía habitual.

Esta joven despega ante nuestros oídos una catarata de experiencias, conocimientos y reflexiones que resultan tan desasosegantes como nutritivas para el intelecto. Hablamos con ella en e-Ribera.com cuando se cierra la tarde de un viernes de confinamiento:

¿Cómo lo estás pasando?

Afortunadamente, tengo una situación familiar favorable y por suerte no comparto vivienda en estos momentos con mis padres. Digo esto porque tengo algunos compañeros que conviven con sus padres y se llevan el riesgo a casa, circunstancia que conlleva una carga emocional y un estrés bastante fuertes.

A nivel personal, creo que todos hemos pasado todos por distintos estadios emocionales: yo he sufrido mucha tensión, he tenido mala calidad de sueño y es probable que, al igual que otros sanitarios, sufra en las próximas fechas una especie de 'estrés postraumático'.

¿Has podido desconectar?

He hecho yoga, he practicado mucho deporte, he visto alguna peli (la trilogía 'Matrix') y estoy leyendo 'Patria'. Pero desconectar del todo es imposible porque te bombardean desde todos los sitios. Mi trabajo de estos días ha estado relacionado directamente con la crisis sanitaria, pero desconectar es una utopía porque abro el móvil y no se habla de otra cosa, en la prensa pasa lo mismo y al llegar a casa también comentas el asunto. Ha sido un monotema.

¿El papel de los medios de comunicación? Creo que no han sido honestos. Creo que al principio se dramatizó, se ofreció una visión pesimista y leer la prensa me llegaba a crear cierta ansiedad. De hecho, dejé de consultar periódicos digitales.

Vayamos al plano laboral. ¿Cómo lo has vivido?

Por partes: en la UCI hubo un momento en febrero que creíamos que la pandemia no iba a pegar tan fuerte. Y luego vimos que llegaba con una virulencia brutal. El Miguel Servet tiene cuatro unidades de cuidados intensivos (UCIs) para adultos que tienen ya de por sí una carga asistencial alta.

Pero se vio que hacía falta muchas camas de cuidados intensivos para cubrir el COVID-19. Así que se habilitaron tres de las UCIs para recibir a pacientes de este tipo, además de una UCI provisional. Por lo que quedo una UCI junto con otra unidad habilitada, también provisional, para el resto de patologías.

Me llama la atención que hables en pasado del tema...

Sí, es porque yo dejé la pasada semana de estar expuesta al COVID-19 ya que mi unidad volvió a recibir pacientes con otras patologías. Afortunadamente, hay menos contagios y menos pacientes que necesitan estas camas. Por lo que algunas de estas herramientas que se desplegaron para frenar la riada vírica ya se han 'desmontado'.

Entiendo que ningún equipo está preparado para lo que pasasteis...

Creo que no. Al principio, ni psicológicamente ni técnicamente. No fue fácil: todo el mundo tenía miedo, y eso que los sanitarios tenemos una alta tolerancia al estrés. Fue complicado porque se juntaron varios miedos: el temor a lo desconocido y, aunque suene un poco egoísta, el pavor a nuestro propio contagio.

Con los EPIs también era más dificultoso el manejo del paciente, en cierto modo te despersonalizaba. Tampoco me quiero olvidar del sufrimiento titánico de las familias. Lo que han pasado... no tengo palabras.

Mi equipo hizo una propuesta para humanizar nuestra UCI. Las familias empezaron a recibir noticias también por la tarde por parte del personal de enfermería, con el fin de que sintieran un poco mas cerca a su familiar.

Ya que entendíamos que con la restricción de las visitas tiene que ser durísimo ver que un familiar entra en urgencias y no vuelves a verlo. O que en algunos casos no puedas despedirte de él.

Silvia Yanguas, irreconocible bajo su EPI, junto a dos compañeras de trabajo.
Perdona la pregunta marciana, pero, ¿por qué se le da tanto valor al hecho de despedirse de un ser querido?

Es lógico que así sea porque al despedirte cierras procesos y finalizas etapas. Así no se alarga el proceso de duelo en el tiempo. Pero no se habla de ello porque la muerte es un tabú. Al igual que todo lo relacionado con la salud mental. Todavía hay muchos prejuicios.

Entendido. Vayamos al punto anterior. ¿Cómo recibió el Hospital la propuesta?

La aceptaron. Tuvimos suerte que la gente se volcó: una empresa tecnológica nos donó muchas tablets para que pudiésemos conectar a los pacientes con sus familiares. También es verdad que con muchos no podíamos hacerlo, porque la patología implica una intubación orotraqueal que conlleva a su vez que estos sean sedados y, por lo tanto, que pasen muchas horas sin despertarse.

¿Hubo problemas con el material?

Al principio el Gobierno central centralizó el reparto del material y hubo miedo porque creíamos que podíamos quedarnos sin protección. Te digo la verdad: Al principio los de mi equipo pusimos dinero de nuestro bolsillo para comprar más material.

¿En serio?

Sí, por el miedo a quedarnos sin material. Las batas se esterilizaron tras su uso cuando el fabricante manifestaba que eran de un solo uso. Esta propuesta realmente no incumple la Ley de Prevención de Riesgos Laborales cuando es en caso de necesidad. Por suerte, en poco tiempo tuvimos material de sobra y no hubo problema.

¿Con qué te quedas de estos días?

Con la capacidad titánica de los profesionales sanitarios, con la revalorización de lo público y con el gran apoyo social que hemos recibido. Espero que la sociedad no sé olvide de nosotros. La eventualidad y la precariedad no pueden seguir siendo la tónica general que reina en mi profesión.

¿Qué crees que hemos aprendido como sociedad?

Creo que cada uno habrá visto los puntos débiles que pretendemos ocultarnos. O sea, que creo que hemos aprendido a conocernos más a nosotros mismos. También creo que habremos interiorizado algunos hábitos.

¿Que cómo veo el futuro más inmediato? Nos acostumbraremos a convivir con mascarillas y tendremos que cambiar nuestro ocio, porque seguramente no van a estar permitidas las actividades lúdicas masificadas.

¿Algo más que añadir?

No me quiero olvidar de los más de 30.000 sanitarios infectados en nuestro país. Es una cifra superior a la de Italia y debería hacernos reflexionar. También quiero reiterar mi agradecimiento a las familias por el esfuerzo brutal que han llevado a cabo.

Y también quiero acordarme de profesionales sanitarios, el equipo de lavandería, el de cocina, el de esterilización y a todos los que están trabajando en diversas áreas laborales para que todo siga funcionado.

#40Navarrosconfinados

#40NC1 Alberto García: "En estos momentos está reinando el compañerismo"

 #40NC2 J.M. Blanzako: "Ya vale de que los más desfavorecidos paguen las consecuencias"

#40NC3 David Álvarez: "Sin impuestos no hay servicios"

#40NC4 Koldo Martínez: "No se está dotando de herramientas a las entidades locales"

#40NC5 Iker Alvero: "La gente llenaba carros con papel higiénico y gel desinfectante"

#40NC6 Bardi Forcada: "Somos mucho más vulnerables de lo que nos parece"

#40NC7 Gorka García: "Necesitamos unos nuevos presupuestos de crisis"

#40NC8 Marisa de Simón: "No puede ser que los países conviertan en paraísos fiscales"

#40NC9 Javier Frías: "Estuve veintitrés horas encerrado en un avión"

#40NC10 Iosu Muro: "El día que vuelva la música en directo va a ser épico"

#40NC11 Ángel Sanz: "Los que trabajamos en la Sanidad formamos un gran equipo"

#40NC12 Mikel Buil: "Es ilusionante la solidaridad que se ha desplegado en los pueblos"

#40NC13 David Yanguas: "Esta pausa global nos ha obligado a reflexionar"

#40NC14 Adrián García: "El teletrabajo puede contribuir a revertir el éxodo rural"

#40NC15 Javier Fernández: "Hay que darle mucho mérito al comercio local"

#40NC16 Adolfo Araiz: "Se ha producido una limitación de derechos"

#40NC17 José Ramón Azpilicueta: "Seguimos siendo animales sociales"

#40NC18 Sergio Yanguas: "Vivimos corriendo contra el tiempo"

#40NC19 Esther Bermejo: "La brecha digital se nota bastante entre los alumnos"

#40NC20 Txomin González: "El personal sanitario no quiere ser héroe"

#40NC21 Javier Latorre: "Las pantallas no suplen la cercanía que necesitamos"

#40NC22 José Manuel Ochoa: "Me he reencontrado a mí mismo"

#40NC23 Joaquín Moreno: "Con los amigos hago planes a través de videollamadas"

#40NC24 Ramón Pérez: "El sol es el Bill Gates español"

#40NC25 Ángel Ochoa: "Le hubiera pegado una patada al ordenador"

#40NC26 Óscar Bermejo: "No sabía que tanta gente tenía perro"

#40NC27 Eva Calleja: "De estos días me quedo con el silencio"

#40NC28 Carlos Guillén: "Consumimos de forma descontrolada"

#40NC29 Eduardo Ramos: "Alemania supo adelantarse"

#40NC30 José Antonio González: "Hay una falsa sensación de que nos vigilan"

#40NC31 Imanol Vergara: "A los europeístas no nos lo están poniendo fácil"

#40NC32 Carlos Arellano: "Envidio el respeto de los orientales hacia sus mayores"

#40NC33 Javier Gurpegui: "Tengo 'monazo' de subir al monte"

#40NC34 Iñaki & Cache jr: "Nos lo tomamos de forma muy profesional"

#40NC35 Íñigo Vergara: "Lo tenía todo preparado para irme a Australia"

#40NC36 Olga Risueño: "Hacía muchos años que no veíamos tantas aves y flores"

#40NC37 Alba Bermejo: "No sabes lo orgullosa que estoy de ser enfermera"

#40NC38 Silvia Yanguas: "Espero que la sociedad no se olvide de nosotros"

#40NC39 Maite Espinosa: "Vamos a disfrutar mucho más de las pequeñas cosas"

#40NC40 Uxue Barkos: "Es duro ver a mi madre por el balcón y no poder abrazarla"
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours