El Gobierno de Navarra abrió el pasado 9 de diciembre de 2020 una convocatoria de subvenciones a la promoción de polígonos y locales municipales para el desarrollo de actividades económica, dotando para ello una partida de 800.000 euros. 

La intención del Ejecutivo foral, según aseguró, era "promover el desarrollo de polígonos industriales", "incentivar las inversiones encaminadas a dotar de infraestructuras a los polígonos ya existentes" y "habilitar edificios para su uso posterior por empresas o profesionales del sector secundario o terciario". 

El Gobierno foral anunció que las ayudas cubrirían entre el 30 y el 50% de las obras "correspondientes de urbanización, rehabilitación o construcción, los gastos asociados a la compra de terrenos, redacción de proyectos y dirección de obras". 

Y el Ayuntamiento de Tudela, entre otros consistorios, aspiró a ellas. Pero el municipio liderado por Alejandro Toquero ha sido el único que ha sido excluido de la convocatoria, tal y como refleja la documentación oficial a la que ha tenido acceso en exclusiva e-Ribera.com. 

Lluvia de euros públicos para Goizueta, Alsasua y Buñuel

La directora general de Política Empresarial, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi Razquin, avaló el pasado 12 de marzo la adjudicación de subvenciones para los ayuntamientos de Goizueta, Alsasua y Buñuel por la citada convocatoria. 

El Ayuntamiento de Goizueta ha conseguido que Gobierno de Navarra hasta el 53% (tras sumar dos apartados diferentes) de las obras de "pavimentación, abastecimiento y alumbrado del vial de acceso al polígono industrial". El Ejecutivo foral pagará 84.716,72 euros de los 159.842,87 euros en los que está presupuestada la obra. 

El Ayuntamiento de Alsasua ha logrado lo propio con la "renovación de canalizaciones en alumbrado público en el Polígono Industrial Ondarria": Gobierno de Navarra le abonará el 50% de las obras (41.138,34 euros de los 82.276,67 euros). 

El Ayuntamiento de Buñuel por su parte ha logrado que le subvencionen una "adecuación de zona verde con traslado de olivos". El Ejecutivo desembolsará el 50% de la obra del ayuntamiento ribero: 14.776,35 euros de los 29.552,71 euros. 

¿Y el Ayuntamiento de Tudela? Se queda sin un céntimo público de las obras de "reparación de firme de aceras", tal y como consta en la documentación, por "incumplimiento de la Base 5 de la convocatoria: la solicitud de ayudas fue presentada con posterioridad a la finalización del plazo". 

Cabe recordar que no es la primera vez en esta legislatura se evapora una subvención para la capital ribera, que esta misma semana en el pleno municipal aprobaba una modificación prespuestaria de más de medio millón de euros, 100.000 de ellos para arreglo de calles.

Suma y sigue

En noviembre de 2019 el Ayuntamiento de Tudela perdió 400.000 euros de subvención de Gobierno de Navarra para la puesta en marcha de una Escuela-taller de quince jóvenes que iban a recuperar el Cerro de Santa Bárbara. Navarra Suma alegó en pleno que las cantidades comprometidas por el consistorio ribero para poner en marcha este proyecto le parecían excesivas. 

La capital ribera, liderada por Navarra Suma, también perdió 120.000 euros de una subvención para arreglar la cubierta del polideportivo municipal por incumplir los plazos. Cierto es que la obra se llevó a cabo y este hecho facilitó que hace unos días el Tribunal Superior de Justicia de Navarra obligase al Gobierno foral a abonar la citada cantidad. 

Ambos asuntos provocaron el enfado de la oposición, que acusa a a Toquero de forzar el choque partidista con Gobierno de Navarra para ocultar su presunta falta de trabajo. IE y el PSN-PSOE le han acusado en varias ocasiones de apropiarse obras del tripartito, y él aseguró en el pleno de esta semana que algunas de estas obras vienen de tiempos "de UPN y PP". 

Más problemas para Navarra Suma

Otro de los asuntos que están lastrando la legislatura son los errores de los pliegos de algunas obras impulsadas por el Ayuntamiento de Tudela. El equipo de Gobierno tuvo que anular por errores en el pliego, la adjudicación del concurso de proyecto y dirección de obras de la rehabilitación del Estadio Ciudad de Tudela. 

Y el propio equipo de Gobierno tuvo que retirar el pliego del Corredor Verde del Prado tras un recurso del Colegio de Arquitectos al Tribunal Administrativo de Navarra. IE le afeó que ante una obra tan importante para Tudela hicieran un "corta-pega" al utilizar "el mismo pliego que para cualquier otro concurso de cualquier otra cosa, con unos pequeños retoques, con unos plazos de ejecución y una cuantía de adjudicación muy baja y con un equipo técnico mal diseñado para el trabajo que se pretende realizar". 

Otros asuntos que han marcado la primera mitad de la legislatura fueron el incumplimiento de la medida estrella electoral de Na+ (realizar una auditoría a la gestión del tripartito), la devolución de Alejandro Toquero de unas dietas incompatibles con su cargo, su apuesta para que Abel Casado fuese relevado como gerente del Consorcio Eder, las polémicas de Sergio Villava y Eusebio Sáenz en este organismo o los innumerables problemas que ha arrastrado Fernando Ferrer (que fue socio de un contratista del Ayuntamiento y la Mancomunidad de la Ribera que él preside). 

También, el retraso de la adjudicación del concurso de limpieza viaria tras dos decisiones judiciales de bloquear la intentona de la Mancomunidad de echar a Cespa-Acciona y de intentar resetear el concurso, y la decisión de Navarra Suma de hacer bandera con la Carta de capitalidad para Tudela, herramienta basada en un informe con más sombras que luces y asunto que ni UPN aprobó durante dos las casi décadas que estuvo al frente del Gobierno de Navarra ni el propio equipo de UPN en Tudela veía positiva en la pasada legislatura. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours