Gurelur ha denunciado que la autovía A-15 Tudela-Ágreda agravará la situación medioambiental ribera, lastrada según ellos con "centrales eólicas, centrales solares, empresas contaminantes, vertidos de aguas fecales, con la destrucción de la biodiversidad del Barranco de Barcelosa, con la tala indiscriminada de miles de pinos, con la destrucción del Soto de la Mejana, con la instalación de tendidos eléctricos, y con todo tipo de actividades agresivas con la naturaleza".

La organización ecologista navarra afirma que el Ministerio de Transición Ecológica ha aprobado "mediante declaración de impacto ambiental favorable, el anticuado proyecto de tramo de autovía A-15 entre Ágreda y Tudela. Tal y como se indica en la propia declaración, su ejecución tendrá 'un fuerte impacto sobre el paisaje', dado que su trazado discurre por áreas extensas libres de infraestructuras".

Y explican que el desdoblamiento de la N-113, carretera que atraviesa Valtierra, Castejón, Corella, Cintruénigo y ronda las lindes de Fitero, es el "trazado natural entre Pamplona y Madrid", proyecto que según ellos ni ha sido siquiera "contemplado por haberse rechazado en el año 2007. El proyecto aprobado acerca el trazado a la localidad de Tarazona con el fin de facilitar su conexión, a costa de generar impactos irreversibles en el patrimonio natural navarro".

Gurelur denuncia que esta infraestructura va a generar un doloroso impacto medioambiental en la Ribera. Recuerden que este tramo ha sufrido millonarios sobrecostes tras ser modificado en los últimos años y su presupuesto ronda los 130 millones de euros.

Leer más; La historia se repite: Fitero y Cintruénigo se llevan el golpe definitivo. 
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours