La Asociación Ribera de Izquierdas-Erriberako Elkarte Ezkertiarra (ARIZ-EEE) ha publicado un artículo de denuncia contra la postura del PSOE y otras fuerzas frente a la reforma de una ley electoral que perjudica a las agrupaciones de electores al amenazarles con multas millonarias por excesos en el gasto electoral: 

El martes 14 de septiembre de 2021, el Congreso de los Diputados rechazo la propuesta presentada por el parlamento navarro aprobada por mayoría, sobre la reforma de la Ley Electoral y la de Financiación de partidos. En esa linea, ARIZ quiere manifestar lo siguiente:

La propuesta de reforma se hizo con el fin de no seguir perjudicando ni discriminando a las múltiples agrupaciones electorales municipales en Navarra. Como aclaración, diremos que, de los 272 municipios navarros, 217 tienen en sus corporaciones locales cargos que concurrieron en agrupaciones electorales unitarias, en su deseo de participar en la vida pública local. 

¿Qué planteaba la reforma? La ley, establece un límite de gasto electoral para las agrupaciones de electores o partidos municipalistas de 0,11 euros por habitante, si se presentan en una única circunscripción. Un exceso del 10% en este insignificante límite de gasto, conlleva, con la ley actual, una sanción mínima de 50.000 euros. Algo que carece de sentido, porque, por ejemplo, en una población de 1.000 habitantes, el límite de gasto electoral es de solo 110 euros. Por ello, se trataba de anular la actual normativa y actualizarla al objeto de no discriminar a nadie.

Esta situación interesada tiene varios objetivos. Primero, desanimar a las candidaturas unitarias de izquierda a que se presenten a las elecciones municipales, para entender esto, diremos que - en las elecciones - municipales de 2015, 57 agrupaciones excedieron en Navarra el límite de gasto y fueron sancionadas. 

En segundo lugar, estas agrupaciones, normalmente de izquierdas, progresistas, son las únicas que en las distintas localidades navarras, critican las políticas reformistas del PSOE y conservadoras del PP, evidenciando a estos partidos en su rácano - quehacer cotidiano en los ayuntamientos, es decir, librarse de contrariedades políticas. 

En el Congreso de los Diputados, PSOE y Vox se opusieron a esta justa reforma, PP se abstuvo. Estas posturas, niegan descaradamente que el acceso a los cargos públicos se haga en condiciones de igualdad y, por tanto, sancionando las iniciativas de unidad popular que surgen en nuestros pueblos y ciudades, como factor de corrección ante las políticas irracionales de los partidos al uso, en nuestra comunidad foral y en otras.

En los partidos autoproclamados democráticos, se observa una actitud que aproxima a la desaparición de las candidaturas unitarias populares. En ese sentido, ARIZ, muestra su rechazo a un marco normativo que dificulta la participación política de la ciudadanía frente a los grandes partidos, exigiendo el cambio de la actual normativa de forma inmediata.

Con estas formas, no es creíble la tan cacareada democracia, la participación popular y el pluralismo político que cotidianamente - se pregonan en congresos, senados, parlamentos y ayuntamientos.


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours