Pedro Pérez Bozal

Alejandro Toquero se negó a firmar la inscripción de la Biblioteca pública Yanguas y Miranda de la capital ribera en los Premios de animación a la lectura María Moliner, que desde hace dos décadas son organizados por el Ministerio de Cultura del Gobierno de España con el ánimo de fomentar la lectura en los municipios españoles de menos de 50.000 habitantes. 

El alcalde de Tudela, tal y como está en condiciones de adelantar e-Ribera.com, impidió la inscripción de la Biblioteca sita en Herrerías a pesar de que su firma y sello era un trámite que no acarreaba ningún gasto a la ciudad y facilitaba que la capital ribera optase a conseguir alguno de los premios en juego, uno de 10.000 euros y diez de 2.014,69 que van íntegramente destinados a la compra de fondos bibliográficos. 

"Estupor e indignación"

La Biblioteca Yanguas y Miranda, que ya ganó hace unos años el citado galardón, no estará en los Premios de animación a la lectura María Moliner por una decisión de Toquero que ha causado entre "estupor e indignación" en el Departamento de Cultura de Gobierno de Navarra. 

Fuentes del Ejecutivo explican a este medio que los ayuntamientos simplemente ejecutan el trámite que posibilita que las bibliotecas participen en una campaña que fomenta la lectura e intenta inculcar valores basados en la tolerancia. 

"Desprecio al trabajo del personal bibliotecario"

Peor ha sentado la decisión de Toquero entre la plantilla de la Biblioteca Yanguas y Miranda, que ha realizado un informe que ha remitido a Gobierno de Navarra en el que acusan a Navarra Suma en Tudela de practicar en dos ocasiones la "censura". 

El texto, al que ha tenido acceso este medio, arranca denunciando que "el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, se ha negado a firmar y enviar nuestro proyecto 'Quedamos en la biblioteca' al Concurso de animación a la lectura María Moliner". 

Cabe destacar que el citado proyecto recogía unas actividades ya realizadas por la Biblioteca pública tudelana durante los meses de marzo y abril. Estos actos literarios se financiaron con el dinero que ha recaudado la propia Biblioteca con la venta de libros viejos. 

El informe recuerda que se pusieron en contacto con Toquero el pasado 7 de julio a través de la secretaria municipal Margari Alonso, tal y como les había instado la concejala de Cultura Merche Añón (que, tal y como señalan fuentes de la Biblioteca Yanguas y Miranda, fue una de las que enviaron información de la convocatoria de los premios a la propia biblioteca pública tudelana a través de un correo electrónico después de que trabajadores de la misma le hicieran llegar su interés por participar). 

La secretaria les solicita más información sobre el concurso, los trabajadores de la Biblioteca se la envía y el 7 de julio a las 13.09 horas Margari envía el siguiente texto que recoge el informe remitido a Gobierno de Navarra: 

"Por indicación del alcalde, les hago tres preguntas: 

1- ¿Estas actividades ya se han realizado?
2- ¿Quién dio autorización a estas actividades?
3- ¿Quién del equipo de gobierno dio el ok?

Gracias". 

Las preguntas evidencian que el alcalde de Tudela desconoce que la decisión de las actividades que se realizan en las bibliotecas públicas y qué libros adquieren son una competencia de las propias bibliotecas y no de los consistorios, que tienen obligación de ceder instalaciones y pagar una parte del presupuesto en compra de libros y realización de actividades mientras Gobierno de Navarra paga sueldos y la mayor parte del presupuesto en adquirir obras literarias y organizar actos. 

El informe realizado por la Biblioteca Yanguas y Miranda señala que minutos después recibieron la llamada de Alcaldía y fue el propio alcalde el que manifestó que "un par de actividades del proyecto me chirrían". 

Toquero, según ese texto que ha sido remitido a Gobierno de Navarra, les achacó que no habían contado "con él para la realización de actividades y ahora le solicitábamos la firma sin tiempo suficiente para analizar el contenido del proyecto", que tenía que presentarse antes del 8 de julio a las 14.00 horas. 

El alcalde de Tudela, además, "se interesó por el coste de las actividades", a pesar de que el municipio que lidera es una de las localidades navarras en las que menos se apoya económica a la biblioteca en relación a su población, y miembros de la Biblioteca Yanguas y Miranda le explicaron que todas esas actividades han nutrido la agenda del organismo municipal EPEL-Tudela Cultura. 

El equipo de la Biblioteca Yanguas y Miranda se interesó por el estado del trámite el 8 de julio a las 11.00 horas, sin que hubiera respuesta desde Alcaldía, e incluso contactaron al día siguiente con la organización del concurso, que les señaló que no habían recibido la inscripción de Tudela. El 12 de julio volvieron a llamar al Gabinete de la alcaldía y Margari Alonso les respondió que no podía ponerse en contacto con Toquero y les prometió que les llamaría "cuando supiera algo". Y hasta ahora...

El informe realizado por la Biblioteca pública de Tudela considera estos hechos como "un desprecio al trabajo del personal bibliotecario y la institución de la biblioteca pública, así como a los 693 ciudadanos de Tudela que han asistido a los actos y hacia todos los voluntarios que de forma desinteresada han colaborado con mucha ilusión en las actividades". 

Entre estas actividades destacan presentaciones de libros, visitas guiadas a la Biblioteca de Tudela, una conferencia de ciencia, un recital de poesía erótica y lecturas en voz alta a niños de entre 3 y 6 años realizadas por parte de los propios bibliotecarios. 

La Biblioteca de Tudela asegura que este el segundo acto de "censura" por parte de Navarra Suma Tudela

Al escándalo de la no inscripción en el concurso se le añade otra denuncia de la Biblioteca Yanguas y Miranda, que en el mismo informe recuerda que el pasado 21 de abril organizó la presentación del último libro del exitoso escritor tudelano Carlos Aurensanz, 'El tejido de los días'. 

Cabe recordar que este autor tudelano suele ser reclamado por la Biblioteca Yanguas y Miranda porque no cobra por acudir a los eventos que organiza una institución que fomenta la cultura y que en Tudela cuenta con un presupuesto muy discreto. 

La biblioteca de la capital ribera quiso sortear las limitaciones de aforos relacionadas con la covid-19 pidiendo al Ayuntamiento de Tudela que les cediese el salón de actos de la Casa del Almirante, que puede acoger 40 espectadores en vez de los 25 del edificio de Herrerías. 

El informe dice que recibieron una "respuesta positiva en un primer momento". Pero, añaden, al percatarse que la presentación era de Carlos Aurensanz, que se muestra muy crítico con las políticas de Navarra Suma en Tudela, "Amaya Pérez, gerente de Epel Tudela, nos comunicó por teléfono que el Ayuntamiento no podía ceder el local para dicho escritor, porque no era del gusto del alcalde". 

Fuentes de la Biblioteca Yanguas y Miranda lamentan a este medio que se hayan tirado por la borda "muchas horas de trabajo", afirman que con la postura de Toquero "salen perdiendo todos los habitantes de Tudela" y creen que esta decisión está directamente relacionada con asuntos que nada tienen que ver con la cultura. 

Esta decisión se añade a la supresión de los talleres arqueológicos de San Nicolás, la decisión de dejar de patrocinar el festival audiovisual Lo que viene o la alarmante caída de calidad de la agenda cultural tudelana respecto a la pasada legislatura. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours