PSN-PSOE, Geroa Bai y Navarra Suma bloquearon hace unos días una moción de Euskal Herria Bildu en el Parlamento de Navarra que tenía por intención frenar el aluvión de proyectos de parques eólicos que está previsto que se instalen en la Comunidad Foral.

La coalición abertzale pidió "establecer una moratoria en los proyectos actualmente en tramitación de macroplantas eólicas, fotovoltaicas e infraestructuras asociadas con el fin de realizar un estudio de las necesidades energéticas reales de Navarra".

EH Bildu cree que "urge abrir un debate social amplio entre todos los estamentos implicados y la ciudadanía y así, apostar por que Navarra, desde la planificación democrática, sea un modelo de transición energética y no figure como mera productora de energía renovable a efectos puramente estadísticos". 

La portavoz de EH Bildu en la Comisión de Desarrollo Económico, Laura Aznal, cree que "estamos asistiendo a un desarrollo masivo y a gran escala de proyectos de instalaciones renovables a nivel del conjunto del Estado español y Navarra no es una excepción". 

Anzal cree que "es precisa una transición sin precedentes y de gran alcance en el sistema energético ya que es urgente e imprescindible reducir los niveles de consumo energético así como potenciar el autoconsumo e impulsar el desarrollo de las energías renovables que deberán ir sustituyendo a las de origen fósil hasta alcanzar una descarbonización total". 

"La instalación de estos macroparques eólicos y fotovoltaicos no puede ser a cualquier precio y que la protección del medioambiente y de la biodiversidad debe ser un factor imprescindible a tener en cuenta", añade. 

"Respetar la autonomía de las entidades locales"

La coalición abertzale pidió "regular y planificar adecuadamente el desarrollo renovable en Navarra, proceder a la suspensión, de forma provisional, de todos los procedimientos administrativos actualmente en tramitación de macroplantas eólicas, fotovoltaicas e infraestructucas asociadas al objeto de realizar un estudio detallado de las necesidades energéticas, de todas la alegaciones presentadas a estos proyectos y de conocer la valoración de los posibles impactos medioambientales y afecciones en nuestros ecosistemas". 

Y exigía al Gobierno de Navarra que "en el proceso de tramitación, concesión y posible implementación de infraestructuras eólicas y solares respete la autonomía de las entidades locales afectadas por los proyectos sin proceder a utilizar medios o instrumentos jurídicos que limiten o anulen la capacidad de decisión de las mismas para autorizar o no la instalación en terrenos de su titularidad, sean patrimoniales, de derecho dominio público o comunales". 

Dudas sobre el protocolo aprobado por Gobierno de Navarra

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente de Gobierno de Navarra ha creado un protocolo para valorar qué superficies agrícolas son susceptibles o no de acoger parques de energías renovables. 

El protocolo diferencia "las tierras de secano de las de regadío. En el caso del secano, el primer paso es la caracterización agrológica del suelo, así como el potencial productivo de la superficie afectada. En este sentido, las clases I, II y III cuyo potencial productivo esté por encima de las 2,2 Tn/Ha de rendimiento, tendrán la condición automática de suelos de alto valor productivo. Es decir, sólo los secanos poco productivos o con índices por debajo de ese rendimiento se considerarían aptos para la implantación de energías renovables". 

Adolfo Araiz ha presentado varias preguntas ante la Mesa del Parlamento. El parlamentario de EH Bildu se cuestiona si "el Departamento informará negativamente sobre la autorización de proyectos de nuevos parques eólicos y fotovoltaicos que se encuentren o afecten a terrenos o superficies que están consideradas como regadíos" y también pregunta "a qué proyectos concretos de los que actualmente están en tramitación ante el Gobierno afectaría esta limitación sobre terrenos de regadío".

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours