Es triste ver cómo algunos solo bajan de Pamplona para generar confrontación y para dividir la Ribera en vez de para fortalecerla y unirla. Creo que es una irresponsabilidad". Con estas palabras Alejandro Toquero protestaba hace dos meses por un acto del PSN-PSOE en Tudela en el que Ramón Alzórriz y el alcalde ribaforadero Tirso Calvo cargaban contra la posibilidad de que se otorgue la Carta de capitalidad a la capital ribera, tal y como exige Navarra Suma. 

Toquero no se quedaba ahí y añadía: "Nunca me enfrentaré a alcaldes compañeros de la Ribera. No lo verán". Ayer Navarra Suma copió al milímetro el acto socialista de hace dos meses con visita de Javier Esparza y papelón de algunos alcaldes que, en vez de moverse para pedir más financiación para sus localidades, se dedican a hacer de actores secundarios de la campaña de una ciudad que cuenta con alrededor de 46M€ de presupuesto, cerró 2020 con casi 4 millones de euros de superávit y quiere que el Gobierno de Navarra le dé otros 5 que supuestamente se justifican con un informe inconsistente.  

UPN, que dice preocuparse de la Ribera, no ha levantado la voz por la infrafinanciación de localidades condenadas a perder vida y sin embargo ha enarbolado bandera para exigir más dinero para Tudela en vez de hacer lo que debiera: apoyar al Gobierno de Navarra en su proyecto de estudiar un cambio en la financiación para todos los municipios (especialmente, en los pequeños). 

Toquero, que según IE es "el alcalde más populista que ha tenido nunca Tudela", aseguró ayer que "cuando el Gobierno de Navarra y el PSN PSOE nos miente a los tudelanos, nos miente a toda la Ribera de Navarra. Gracias de corazón a todos mis compañeros alcaldes y cabezas de lista de Na+ y a Javier Esparza por ese apoyo para que nos den la Carta de capitalidad a Tudela. La carta no quita financiación a ningún pueblo sino que ayuda a ofrecer mejor servicio de la ciudad a todos nuestros hermanos riberos". 

Esparza alienta la guerra entre sur y norte

Resulta sorprendente la postura de un dirigente que aspira a la centralidad política como Javier Esparza. Y es que el líder de la oposición, en vez de sosegar la guerra del sur contra el norte, se dedicó a alentarla con fines partidistas. 

Esparza, que negó la consulta popular que insinuó Toquero en el Parlamento, desplegó ayer un discurso con un nivel argumental de bajo nivel al alentar las más bajas pasiones de los riberos. El presidente de UPN aseguró, ni corto ni perezoso, que Euskal Herria Bildu impide que el Gobierno de Navarra otorgue la Carta de capitalidad a Tudela. 

"De nuevo, el problema radica en los acuerdos del PSN con EH Bildu, las ataduras que tiene el PSN con un EH Bildu que no le permite derogar el mapa local, que no le permite dar la Carta de capitalidad a Tudela y un EH Bildu que es quien tiene las llaves de la Comunidad foral y quien manda en Navarra", afirmó. 

UPN, que durante casi dos décadas no otorgó la Carta de capitalidad a Tudela y la pasada legislatura ni siquiera lo pedía, quiere utilizar ahora a la Ribera porque las encuestas señalan que en 2023 los ciudadanos les mantendrán en la oposición. 



Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours