El Consorcio Eder cerró 2020 con 19.967,51 euros de déficit, tal y como está en condiciones de adelantar en exclusiva e-Ribera.com, a pesar de que las cuentas del organismo en 2019 fueron uno de los argumentos utilizados por Navarra Suma para justificar el cese del gerente Abel Casado. 

La entidad supramunicipal presidida por Alejandro Toquero hubiera vuelto a incumplir una de las reglas fiscales, si estas no se hubiesen suspendido por la covid-19, a pesar de que el alcalde de Tudela aseguró que iba "a tomar medidas" cuando conoció que Eder en 2019 incumplió el techo de gasto a pesar de haber presentado superávit.

Protestas 

En el Consejo General de Eder celebrado el pasado 28 de abril el alcalde de Castejón, David Álvarez, reprochó a Toquero que en 2020 criticase un incumplimiento de las reglas fiscales y en 2021 no mantenga la misma postura (aunque en este caso no se hubiera roto el techo de gasto, pero sí el equilibrio presupuestario). El alcalde de Tudela guardó silencio sobre este asunto. 

Este déficit no es el único motivo de discordia interna en el organismo ya que el acuerdo extrajudicial firmado con el exgerente Abel Casado, adelantado por este medio, implica una indemnización de 21.357,89 euros, un gasto jurídico de 7.260 euros y la admisión de que el gerente fue despedido, en vez de que había finalizado contrato (tal y como aseguraba Navarra Suma). 

Subida de sueldo y de la cuota ordinaria

La coalición conservadora también ha apoyado este año la subida de sueldo del presidente del Comisión Ejecutiva de Eder, Eusebio Sáez, que se embolsa 690 euros brutos mensuales por tan solo 8 horas semanales. Esta cantidad implica que, proporcionalmente, este miembro de UGT cobraría más de 38.000 euros anuales si trabajase 40 horas semanales. 

Otro asunto que ha generado polémica ha sido la subida de la cuota ordinaria de los consorciados, que en 2020 abonaban 1,8061 euros por habitante y en 2021 pagarán un 10% más: 1,9867 euros. Esta subida, que no afecta a los agentes privados que forman parte del consorcio, implica que Tudela tenga que pagar más de 8.000 euros más de un ejercicio a otro: la capital ribera pasa de abonar 64.485,57 euros a 73.591,71 euros. 

Aturina sigue sin ser admitida en la Comisión Ejecutiva de Eder

Algunas voces internas de este organismo han pedido mayor transparencia a Eder, que no envía las actas de sus asambleas a sus consorciados. También ha generado crispación que la cúpula del consorcio siga bloqueando la incorporación de Aturina, que agrupa a más de 40 empresas del sector turístico en la Ribera, a la Comisión Ejecutiva del organismo. Cabe recordar que Aturina se ha convertido en uno de los 'azotes' de la Comunidad de Bardenas, presidida por José María Agramonte.

Otros asuntos que han levantado polvareda en los últimos meses han sido el cese de Eva Gurría como directora de proyectos de Eder, y la decisión del organismo de presentar 16 proyectos riberos por valor de más de 233 millones de euros a los fondos Next Generation EU sin consultarlo con la Comisión Ejecutiva y el Consejo General. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours