El fin de semana a nivel político ha estado marcado por tres asuntos: la alicaída concentración de la derecha en la plaza de Colón contra la concesión de indultos por parte del Gobierno central a los líderes del procés, que estuvo respaldada por los representantes de UPN en la capital (Sergio Sayas, Carlos García Adanero y Alberto Catalán); el cómodo triunfo de Juan Espadas en las primarias socialistas andaluzas frente a Susana Díaz; y la victoria con casi el 89% de los apoyos de la ministra Ione Belarra en las primarias estatales de Podemos ('Vistalegre IV'). 

Sobre los indultos a los presos políticos catalanes se ha pronunciado José Luis Rodríguez Zapatero. El expresidente dice estar sorprendido porque  "quienes reivindican la Transición y se abrazan a la Constitución no comprendan que el espíritu constitucional es el de la integración, el diálogo, el perdón y la generosidad".

A nivel autonómico, Bakartzo Ruiz en Diario de Noticias anunció que cree que está viviendo el final de su trayectoria parlamentaria, hecho que invita a pensar que Euskal Herria Bildu renovará su cartel de cara a las forales de 2023. 

La presidenta María Chivite, por su parte, adelantó el sábado que se presentará a la reelección para mantenerse al frente de la secretaría general del PSN-PSOE. La cirbonera probablemente repita en el cargo, hecho que también logrará el tudelano Chechu Rodríguez al frente de Comisiones Obreras en Navarra el próximo fin de semana.

Y a nivel ribero, la portavoz de Izquierda-Ezkerra Olga Risueño aseguró en Diario de Noticias que cree que es posible que Tudela dé un giro en 2023: "Podemos , Batzarre e IU hemos llegado a la conclusión de que hay que dar un paso adelante para la unidad de la izquierda progresista y ése es el camino. Hay que trascender hacia algo más amplio que aglutine a personas que no se identifican con un partido concreto pero sí con ideas progresistas". 

La concejala tiene una mala opinión del primer edil de la capital ribera ("pocas personas en política local hay más populistas que el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero") y de algunos concejales de Na+ ("Fernando Ferrer y Anichu Agüera no están preparados y no merecen las áreas que llevan"). 

Risueño afirmó que Eneko Larrarte sufrió una guerra sucia en las redes sociales entre 2015 y 2019: "En la anterior legislatura UPN, luego Navarra Suma y el que es ahora alcalde, hicieron en la campaña una labor de acoso y derribo a la figura del alcalde. Difundieron un montón de medias verdades, mentiras, folletos con fotografías distorsionadas. Se mintió mucho y se hizo mucho daño. De las más rastreras que recuerdo. Fue muy dura". Iskra, 

La portavoz de Izquierda-Ezkerra cree que "había grupos dirigidos por el actual alcalde y otros concejales", en clara alusión a Tudela Opina, "que hicieron mucho daño. Sigo pensando que ojalá no tenga que recurrir a eso porque creo que no valdría para ello y además la sociedad se merece algo mejor. Puedo criticar a Toquero o a Ferrer pero jamás les desearé mal en lo personal. Ahora ya se ha relajado, no hay fotos de ratas de forma permanente (algunas bajadas de internet), o fotos de basura en la calle, de papeleras rotas". 

Alejandro Toquero, por su parte, arropó el acto en homenaje al escritor tudelano José María Iribarren en el cincuenta aniversario de su muerte. Es evidente que la figura de Iribarren, gracias a su notable legado, trasciende a su ligazón con el Régimen anterior (ya que fue el secretario personal del criminal golpista Emilio Mola y alférez de los sublevados). 

Pero no deja de ser llamativo que Toquero, que en las redes sociales se muestra tan sensible hacia los crímenes del siglo pasado originados por ETA, apoye de forma inequívoca a figuras tan relacionadas con el franquismo por mucho que, durante la madurez de estas, hubiesen adquirido un prestigio popular gracias al costumbrismo. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours