La campaña madrileña está marcada por la miseria moral de Vox, que ha decidido volcar su campaña en señalar a trescientos niños inmigrantes (muchos de ellos huérfanos) de esos que esos que la ultraderecha llama 'menas' si no meten goles con el Real Madrid.

El partido liderado en la Asamblea de Madrid por una señora que no ha nacido en España, sin que se ese hecho sea óbice para que reparta carnés de españolidad (al igual que Santiago Abascal imparte lecciones de trabajo, a pesar de haber vivido de chiringuitos aguirristas), se ha negado a condenar las amenazas de muerte que han sufrido Pablo Iglesias (que se levantó ayer de un debate de la SER para no compartir estudio con Rocío Monasterio), Fernando Grande-Marlaska y María Gámez. 

Solidaridad de IE Tudela

Izquierda-Ezkerra se ha solidarizado con los amenazados. "Nuestro total rechazo a las amenazas de muerte contra Iglesias, Marlaska y la directora de la Guardia Civil y con toda la preocupación con la situación, hoy vemos un acto nuevamente vergonzoso y antidemocrático por parte de la candidata de Vox a la presidencia de Madrid en la Cadena SER". 

La coalición progresista asegura que "es intolerable la falta de educación y respeto en un debate político y sobre todo la legitimación de las amenazas que se han presenciado en él. Esperamos que los votos de la ciudadanía no respalden estas formas de hacer política que nos recuerdan a tiempos muy tristes".


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours