La Cruz de los Caídos de Corella sigue sin retirarse después de más de siete décadas en pie y este hecho está provocando el hartazgo en varias asociaciones memorialísticas y grupos relacionados con esta materia. 

Más de siete décadas de infamia

Corella por la Memoria recuerda que el 24 de agosto de 1949 la prensa del Movimiento transmitía la noticia de la visita a Corella que el día anterior había realizado la esposa de Francisco Franco para participar en diversos actos protocolarios, entre ellos la inuguración de un monumento "a los caídos de la Cruzada".

"Un monumento espléndido, con soberbias escalinatas que conducen a una especie de colina donde aquél se levanta", decía Diario de Navarra. Y añadía: "El Párroco pronunció un vibrante discurso cristiano y patriótico que se ovacionó". 

En otros medios se precisaba más el cariz de ese discurso: "El monumento a los caídos de la Cruzada, que fué inaugurado con gran solemnidad, pronunciando con tal motivo un discurso el párroco de Corella, quien enalteció a los mártires de la guerra de Liberación, y dijo que Navarra volvería a intervenir en una cruzada, si ésta se produjese, ofreciéndose, en la persona de la esposa del Generalísimo, al Caudillo Franco". 


Corella por la Memoria dice que "desde hace más de 70 años resuena el eco de ese discurso en Corella, un discurso de exaltación del golpe de Estado y de la Guerra Civil, un discurso de exaltación de la Dictadura, de exaltación del fascismo, del nacionalcatolicismo (la variante española del nazismo), un discurso que expresa la voluntad permanente a recurrir a la violencia, a la misma violencia que se había generado a raíz de la insurrección contra la democracia en 1936". 

Es por ello que asegura que "sólo hay una manera de acabar con el eco de ese discurso, como cualquier demócrata entiende, que es la desaparición de éste y de todos los símbolos del franquismo. No vale ninguna excusa. Verdad, Justicia, Reparación".


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours