La Plaza de los Fueros de Tudela acogió este sábado 13 de marzo una concentración convocada en solidaridad con el joven herido hace unos días tras una polémica detención a las puertas de la Herriko Taberna de la capital ribera. 

El inicio de esta concentración fue amenizado por la música de bongós y yembés de un grupo de percusión y a continuación dos jóvenes testigos del suceso leyeron un comunicado en el que explicaban que el acto se había convocado para mostrar el hartazgo ante "la creciente impunidad policial que se está viviendo en el Estado español y en todo el mundo". 

"A lo largo de todo este periodo de limitaciones civiles y sociales, uno de los cuerpos que más poder y reconocimiento han obtenido junto al conjunto del personal sanitario ha sido el cuerpo policial. Su labor de control social durante el último año ha propiciado, sin embargo, que muchos de los integrantes de los cuerpos policiales comiencen a presentar conductas autoritarias y abusivas", aseguraron. 

Y añadieron: "Debido a las nuevas medidas, la vida del último año se ha difucultado enormemente, sobre todo a aquellos sectores sociales más vulnerables. En esta crisis de salud pública, la vida de mucha gente ha sido precarizada, mucha gente ha perdido sus empleos, conciliar vida familiar y laboral ha supuesto grandes dificultades en muchos casos, los pequeños comercios y la hostelería han sufrido mucho. Hemos enfermado de salud emocional, sobre todo niñas, niños, ancianos y ancianas".

"La situación se dificulta con la creciente presencia policial, que en vez de ofrecernos su ayuda nos dificulta el día a día. Ya no sólo con multas sino también con una represión física cada vez más latente. Represión física que a su vez, se salta cualquier protocolo de seguridad de la COVID", subrayan. 

"Disminución de libertades individuales"

La concentración de este sábado obtuvo un importante apoyo popular. Numerosos tudelanos y riberos escucharon un comunicado que aseguraba que "desde que la pandemia empezó, la disminución de libertades individuales y colectivas, como el derecho de movilidad o el de reunión, ha ido de la mano de una creciente cantidad de medidas restrictivas que han sido modificadas constantemente, dando lugar a momentos donde la ciudadanía ha sufrido muchas situaciones de abuso de poder".

Sigue. "Si de verdad vivimos en un estado de derecho, las fuerzas policiales deberían protegernos y ayudarnos en este tiempo de tensión y dificultad. En lugar de ello, nos encontramos ante una creciente vigilancia y control unido a un bombardeo de noticias, que acrecenta el nerviosismo y el miedo de la ciudadanía". 

Y continúa: "La cooperación y solidaridad son fundamentales en cualqiuer crisis, y las crecientes y volátiles nuevas normas no pueden ser aprovechadas para que una institución estatal como el cuerpo policial ejerza su poder contra la ciudadanía. Durante el primer estado de alarma (marzo-julio 2020), la plataforma Defender a quien Defiende, compuesta por 10 organizaciones defensoras de los derechos humanos, registró 330 incidentes relacionados con la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De los 330 incidentes registrados, entre 70 y 87 corresponden a casos de malos tratos". 

'Ley mordaza'

Los jóvenes continuaron: "Muchas de las detenciones irregulares han sido amparadas por la 'ley mordaza', que ha sido este año pasado cuando más se ha aplicado. La ley, según Amnistía Internacional y Human Rights Watch, es una amenaza directa a los derechos políticos y civiles fundamentales, puesto que limita el ejercicio de la libertad de expresión y reunión pacífica, aumenta el número de infracciones con multas muy elevadas y supone menos garantías de defensa para la ciudadanía frente a la administración". 

"Nos encontramos pues ante una crisis sanitaria con cada vez más medidas coercitivas y de control unida a una ley que vulnera derechos fundamentales como el de libertad de expresión y reunión. Esta circunstancia se aprovecha, en muchos casos, para ejercer abusos de autoridad por parte de los cuerpos policiales. Europa ha condenado varias veces al Estado español por vulnerar los derechos fundamentales en detenciones, y durante la pandemia estas actuaciones abusivas han crecido", sostienen. 

Ejemplos: de Linares a Tudela

El manifiesto asegura la profesionalidad de algunos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "se pone en cuestión en ejemplos como los que se han vivido en las últimas semanas". 

Y citaron algunos ejemplos que reproducimos de forma literal: 

- "Día 12 de febrero. Dos policías locales agreden a un grupo de amigos, tres de ellos canarios y otro argentino, y a otro hombre de ascendencia nepalí porque 'no llevaban las mascarillas puestas'.Los agentes lanzaron insultos racistas como 'sudaca de mierda' y 'moro' y posteriormente les agredieron físicamente, mostrándoles sus respectivas placas de manera amenazante a la vez que afirman que 'nosotros somos la autoridad". 

-"Día 8 de febrero. Dos policías municipales agreden a dos personas que grababan cómo se realizaba una detención en el municipio de Arrecife. Los agentes aplican un uso excesivo de la fuerza contra personas que realizaban un derecho fundamental como es el de la información.".

- "Día 13 de febrero. Tenemos el ejemplo de Linares, dos policías, fuera de servicio y borrachos, dieron una paliza a un padre tras acosar a su hija y ahora el juez imputa a la víctima por atentado contra la autoridad". 

- "Día 14 de febrero. En Jerez, un agente de policía agrede a un hombre en la puerta de su casa tras solicitarle este el número de placa". 

-"Día 16 de febrero. En este caso, el abuso de poder de la policía se produce en Barreiro, Lugo. Un joven es detenido tras ser golpeado por al menos 5 policías". 

-"Día 21 febrero. Barcelona. Una compañera fue testigo de cómo 15 Mossos d'Escuadra aporrean a tres niños de origen marroquí y se los llevan detenidos". 

-"Día 1 de marzo. Fitero. Un guardia civil presuntamente agrede a un joven que se había saltado el toque de queda y al ver a la policía había echado a correr".

El ejemplo de Tudela

Sigue el manifiesto: "Queremos poner especial enfásis en lo ocurrido el 26 de febrero, por haber ocurrido aquí, en Tudela, ante numerosos testigos. Detuvieron a un joven en la Calle Carnicerías por cuestionar el tener que identificarse para que un agente municipal le multara por estar fumando fuera del bar". 


"Sólo, quieto y sin nadie a su alrededor, tal como la nueva normativa indica. Cuando se identificó, lo redujeron contra el suelo y se lo llevaron detenido, pasando por el hospital. Tiene diferentes partes de lesiones y tres acusaciones. Los ejemplos son innumerables y siguen creciendo cada día. La ingente cantidad de casos, la impunidad de los agresores y la pasividad o complicidad del resto de integrantes de los cuerpos son elementos habituales a pesar de los esfuerzos individuales o grupales de muchos sectores de los mismos que tienen como objetivo un correcto funcionamiento de las actuaciones policiales", afirman. 

Y remataron: "Por todo esto, exigimos: la degoración de la 'ley mordaza', tal como el actual Gobierno estatal había prometido, una depuración y control de los elementos más radicales dentro de los cuerpos, formación de los agentes en torno a valores democráticos y cívicos, y mecanismos de protección ciudadana contra los abusos. Sin estas medidas, no se podrán conseguir mitigar y reducir la triste realidad que representa actualmente la violencia policial. ¡Basta ya de abuso policial! ¡Nahiko da! Gracias, eskerrik asko".

Lectura recomendada sobre algunos de los sucesos citadosque ha sido citados por el manifiesto.
Lectura recomendada sobre 'ley mordaza'. 
Lectura recomendada sobre agresiones en pandemia
Lectura recomendada sobre abusos policiales. 


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours