¿Cuántas veces nos han condenado a la desaparición a los comunistas? Tres veces nos ilegalizaron. Lo hizo la dictadura de Primo de Rivera. Lo hizo la derecha durante el bienio negro de la II República. Y lo hicieron los franquistas durante la dictadura.

Los neoliberales anunciaron nuestra desaparición cuando decretaron el final de la historia.

Y aquí estamos. En la lucha del movimiento obrero. En el feminismo de clase. En los movimientos sociales. En las universidades. En el trabajo diario de los ayuntamientos. Y en los parlamentos.

En el gobierno, defendiendo con uñas y dientes el escudo social y los servicios sociales tan necesarios en este momento de pandemia con sus graves consecuencias económicas.

Aquí estamos. Y no estamos solos.

Muchas gracias a todos los que nos han querido acompañar en este acto. No es un gesto puntual. Sabemos que es el resultado de nuestro trabajo continuo y constante, de nuestra coincidencia en las luchas cotidianas.

Hablar del PCE en el centenario de su fundación es hablar de lucha por la paz, de solidaridad, de emancipación de las clases trabajadoras, de internacionalismo, de feminismo también.

Hasta nuestros más enconados adversarios reconocen nuestra lucha abnegada contra las dictaduras y para traer a este país la libertad.

Democracia y PCE, sí camaradas y amigos, son una misma cosa. La historia de España no nos ha dejado otro camino que esa lucha. Primero con la monarquía de las élites y la nobleza, después contra la dictadura de Primo de Rivera, posteriormente en defensa de la II República y también durante la guerra o contra la larga noche del franquismo.

Pero el anhelo democrático de los comunistas españoles late más allá. En la lucha contra los nazis y el fascismo en todos los campos de Europa. Entrando en el París liberado con la nueve. Resistiendo activamente en los campos de exterminio diseminados por Europa…

Y, claro, la democracia en nuestro país no puede prescindir del PCE, no han podido borrar el grito del Guernica picassiano, ni la tortura ahogada en las comisarías de los Grimau, los Simón, los Núñez, los Gregorios… De los versos, en un último aliento de libertad futura, de Miguel Hernández, de la reconciliación hecha vida de Marcos Ana, del ejemplo de Marcelino, de las Lina Odena, las Matilde Landa, las 13 Rosas, las Neus Catalá, las Dolores…

En sus vidas, el sueño de una España democrática posible.

Muchas gracias a los máximos dirigentes sindicales que nos han querido acompañar en este día, los secretarios generales de la UGT, de CCOO y de la CGT, con los que trabajaremos para el éxito de las movilizaciones en defensa de un salario mínimo más digno, de la reforma laboral que necesita la clase trabajadora de este país y para garantizar un sistema público de pensiones con una jubilación en buenas condiciones para todas las personas trabajadoras cuando llega el ocaso de su vida.

Gracias a los representantes del movimiento de la cultura, tan importante en la lucha contra el fascismo que asoma de nuevo su mano violenta, cruel e inhumana.

Un saludo caluroso a las compañeras y compañeros, ministras y ministros que nos han querido acompañar: Yolanda Díaz, Alberto Garzón, Carmen Calvo y Pablo Iglesias.

El PCE trabajará siempre con lealtad para cumplir con el programa del gobierno de coalición durante toda la legislatura, conscientes de lo que nos jugamos para nuestro pueblo.

Gracias también a las organizaciones políticas que nos han querido acompañar. Seguiremos trabajando para construir una alternativa en nuestro país, poniendo en marcha la unidad necesaria entre las organizaciones que defendemos otro modelo de sociedad, desde la necesaria unidad popular que da sentido al trabajo de los y las comunistas.

Vamos a celebrar una nueva Asamblea Federal de Izquierda Unida. Y trabajaremos para consolidar su funcionamiento y su desarrollo como movimiento político y social, al tiempo que defendemos la implantación, la organización, la consolidación de Unidas Podemos como el referente social, como el movimiento político que necesitan nuestro país y nuestra clase.

Quiero también mandar hoy, desde esta tribuna, mi apoyo a nuestros compañeros de En Comu Podem en las inminentes elecciones de Cataluña. Un espacio donde participan tanto Esquerra Unida Cataluña como el PSUC, nuestro partido hermano.

Gracias al movimiento comunista internacional, a nuestros hermanos del Partido Comunistas Francés, del Partido Comunista Portugués y del Partido Comunista Cubano. Y a toda la izquierda que lucha por otro mundo posible.

Y un saludo muy especial para el pueblo ecuatoriano que resiste y pelea por recuperar la democracia y el bienestar social en las elecciones.

Y, por supuesto, mi reconocimiento a toda la militancia del PCE, la que es y la que ha sido. La que ha hecho posible que esos vaticinios de desaparición fracasaran. Y no fueron sólo deseos expresados sino también prácticas criminales que supusieron el asesinato, las torturas, el encarcelamiento y el exilio para muchos y muchas de nuestros militantes.

Ayer y hoy, la militancia del Partido Comunista de España son los rostros y las manos de quienes hicieron posible la democracia, los derechos y las libertades. Son quienes harán posible la República y el Socialismo en nuestro país.

Comenzamos las actividades del Centenario. Queremos llevarlas a cada territorio, a cada centro de trabajo y estudio.

En septiembre celebraremos la Fiesta del Centenario. Y el 14 de noviembre, cuando se cumplirán los cien años de la fundación del PCE, esperamos contar, estamos seguros, con un partido más fuerte, más organizado, más cohesionado y con la visibilidad que le corresponde por su trabajo cotidiano, por el esfuerzo de la militancia.

El mejor indicador de la potencialidad del comunismo hoy es el discurso de las oligarquías, de esa nueva derecha que sigue temiendo al viejo fantasma al que se refirió Marx hace más de ciento cincuenta años.

Hoy el Partido Comunista de España, el Comunismo, es una realidad construida día a día. Su utilidad la demostramos con nuestro trabajo. El centenario no es una reivindicación añorante, es una oportunidad excepcional para la lucha de ideas, para la lucha de clases, por un futuro digno para nuestra clase, para nuestro pueblo y para nuestra patria.

Me dirijo hoy a las jóvenes y a los jóvenes que cogéis el relevo de una lucha centenaria. Vais a protagonizar, de nuevo como comunistas, años de luchas porque la democracia tristemente está de nuevo en cuestión. No la deis por conquistada. Hoy la amenazan los mismos de siempre y también nuevos enemigos. Oligarquías que, en este mundo globalizado, pretenden imponerse a nuestros representantes elegidos democráticamente. Que pretenden controlar qué debemos hacer, qué debemos conocer, qué debemos saber y qué no. Que concentran más poder que en ninguna etapa anterior de la historia de la humanidad. Por eso EL SOCIALISMO, LA DEMOCRACIA Y LA LIBERTAD SON UNA SOLA COSA.

La Democracia es hoy la garantía de la supervivencia del planeta y de la humanidad y esa es la tarea esencial de los comunistas porque solamente el Socialismo garantiza la supervivencia del género humano.

Tenemos una larga tarea, camaradas. Esperamos que sea para muchos años, para conseguir una sociedad mucho más justa.

Quiero manifestar mi profundo orgullo por desempeñar la Secretaría General del PCE. Mi orgullo por el papel que en estos cien años ha tenido nuestro partido en la vida política gracias al trabajo y al esfuerzo de su militancia.

Y en estos momentos de grave pandemia mundial, de crisis social y económica, quiero mostrar mi satisfacción por el trabajo de este partido y el tremendo orgullo que nos produce el esfuerzo cotidiano de nuestra militancia. Y quiero mandar un mensaje diáfano a la clase trabajadora: el PCE os cuida y os seguirá cuidando. Contad siempre con este vuestro partido, con el Partido Comunista de España.

Salud y República.

(*) Discurso de Enrique Santiago, Secretario General del PCE, en el teleacto del 6 de febrero con el que comenzaban las celebraciones del centenario del partido.

Acto completo: 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours