Olga Risueño, portavoz de Izquierda-Ezkerra en el Ayuntamiento de Tudela, ha firmado un artículo de opinión titulado 'La hostelería ribera paga la incapacidad de Ferrer' que reproducimos por su interés:
 

¿Por qué un bar de Estella, Pamplona o Puente la Reina no paga la tasa de basuras y uno de Tudela sí? ¿Por qué los comercios de Tudela han tenido que pagar la tasa de residuos en el periodo que, por ley, estuvieron cerrados? ¿Cómo es posible que varias Mancomunidades hayan encontrado la fórmula para no cobrar la tasa y la de la Ribera no sea capaz?

La última puesta en escena del alcalde Alejandro Toquero reuniéndose con el presidente de la Mancomunidad de la Ribera, el señor Fernando Ferrer, resulta un tanto chocante, teniendo en cuenta que se ven en el ayuntamiento todos los días. Parecería como si, una vez más, fuese el alcalde el que diera una solución casi divina a todo cuanto sucede en Tudela, ninguneando la labor del presidente de la entidad a la que los y las hosteleras interpelan directamente con la tasa de basuras.

En una maniobra de símil futbolístico 'patada hacia delante', ambos cargos se descuelgan con unas declaraciones que a estas alturas de año, resultan indignantes. Es vergonzoso leer que a poco más de un mes para que se acabe el año, han decidido pedir al Gobierno de Navarra que reduzca su parte (cuando ya han girado los dos recibos de este año) y que el presidente de la Mancomunidad se ha comprometido a trasladar la petición a la permanente, que no sabemos cuándo se va a reunir. ¿Cuándo pretenden reaccionar?, ¿de verdad no son conscientes de la dejadez y la falta de iniciativa que pone de manifiesto el comunicado del alcalde de Tudela?

Dejen de echar balones fuera y hagan algo efectivo desde el ayuntamiento y desde la Mancomunidad y además, exijan al Gobierno de Navarra, pero muevan ficha de una vez. Tanto Corella como IE Tudela (Izquierda Unida y Batzarre) pedimos en la asamblea de julio de la Mancomunidad que no se cobrara la tasa de las basuras, cuando no se había pasado ni siquiera el primer recibo. Nos dijeron que legalmente no se podía y que Pamplona sí porque tenía un sistema de cobro diferente y no estaba dentro del Consorcio de Residuos. 

Pero eso no tiene nada que ver; si la Mancomunidad de Pamplona lo ha hecho, la de la Ribera podría también, y es que además, las Mancomunidades de Valdizarbe, Montejurra y la Ribera Alta también han reducido parcial o totalmente la tasa de basuras, y estas tienen el mismo sistema que la de la Ribera y también están dentro del Consorcio de Residuos. Así que no nos vengan con cuentos, los y las técnicas de estas mancomunidades han encontrado la fórmula técnica y jurídica para hacerlo y ha habido detrás una voluntad política que ha apostado por esta medida: aquí no ha habido ni trabajo técnico, ni voluntad política.

A raíz de la publicación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaraba el estado de alarma (y sus posteriores prórrogas), muchos sectores tuvieron que cerrar sus puertas y algunos de ellos, como la hostelería, han tenido que seguir cerrados a lo largo de diferentes etapas. Y si bien es cierto que la prestación del servicio de basuras es de carácter forzoso y de recepción obligatoria, por lo que nadie puede voluntariamente rechazar ese servicio, también lo es que la normativa foral establece que, cuando por causas no imputables al sujeto pasivo, el servicio público no se preste o desarrolle, procederá la devolución del importe correspondiente.

Dado que por imperativo legal se ha impuesto la obligación de cierre de diversas actividades, es claro que el servicio no se ha prestado. Y es por todo eso que hay base jurídica suficiente como para que las entidades locales procedan a la devolución proporcional del importe de los precios públicos y tasas. Incluso la normativa establece que en aquellos servicios en los que el contribuyente haya satisfecho el importe íntegro de la tasa, la entidad local procederá de oficio a la devolución del total o de la parte proporcional no prestada o desarrollada.

Por todo ello, menos balones fuera y más actuaciones directas que deben pasar de manera urgente porque la Mancomunidad de la Ribera devuelva la parte proporcional al tiempo que por ley han estado cerradas las diferentes actividades y porque el Ayuntamiento de Tudela habilite más ayudas directas a hostelería y otros negocios para compensar las pérdidas de este tiempo de cierre; para ello aún tiene 250.000 € sin gastar de las ayudas anunciadas y un remanente que debe utilizar para este tipo de ayudas.

Por otro lado, el Gobierno de Navarra debería hacer una modificación legislativa para poder reducir el canon de vertido de cara al próximo año, modificación posible ya que es la que han hecho para poder hacer la exención anunciada del Impuesto de Actividades Económicas (medida muy positiva para los sectores afectados).
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours