Pedro Pérez Bozal

Sobre la actualidad política navarra y estatal hablamos con la parlamentaria Bakartzo Ruiz Jaso, portavoz de Euskal Herria Bildu en el Parlamento de Navarra: 

La moción que defendiste ayer en la Comisión de Educación para garantizar la enseñanza de euskera para adultos en Corella salió sin votos contrarios. ¿Es este un motivo de celebración?

A ver... lo que se planteaba era de perogrullo. En Corella hay una gran demanda de euskera y este es el único curso para adultos de Navarra con problemas de organización. Le recordamos al Gobierno de Navarra que este curso va fuera de tiempo y exigimos que se solventasen los problemas para que todos los ciudadanos tengan igualdad de condiciones. 

Quiero recordar que los 26 preinscritos a este curso en Corella están ejerciendo su derecho a la formación y se han sumado a esta oferta, por cierto, de forma voluntaria... y es que durante mucho tiempo se relaciona al euskera con la imposición. Al menos los problemas relacionados con el curso de Corella están en vías de solventarse. 

El diputado de Navarra Suma, Pedro González, asegura que los riberos tienen "muchísimas oportunidades de aprender euskera". ¿Qué piensas cuando escuchas esto?

Creo que esa frase es engañar a la ciudadanía. Muchas personas llevan décadas sufriendo situaciones adversas para que sus hijos aprendan euskera y muchas de estas veces lo han hecho sin el apoyo de las administraciones. 

En los últimos años se ha trabajado mucho para poner en marcha ikastolas, cursos para adultos, 'euskaltegis', AEK, la programación de la Escuela Oficial de Idiomas, líneas el Modelo D... Es una pena que la Ley Foral del Euskera en Navarra no reconoce los mismos derechos a todos los navarros. Y es que en materia lingüística, los derechos están zonificados.  

El alcalde tudelano Alejandro Toquero os acusaba hace unos días de marginar en materia de infraestructuras a la Ribera en vuestro acuerdo presupuestario con Gobierno de Navarra...

Creo que la derecha navarra intenta fomentar las 'dos Navarras' como realidades enfrentadas, agitan el mantra del '¡Qué vienen los vascos!', y lanzan mentiras y falacias a la ciudadanía ribera. Quieren vender que a la Ribera le va mal sin UPN en el Gobierno. 

Y esta hipótesis es falsa. No hay más que ver los presupuestos, que cuentan con partidas para reforzar la Atención Primaria en el conjunto de Navarra, y en mejorar el Hospital Reina Sofía, el centro de salud de Cascante o los colegios de Fitero, Castejón y Murchante. 

Navarra Suma no ha conseguido dejaros fuera del acuerdo presupuestario...

La posición política de Na+ ha sido la de lanzar vetos. Pero no son tiempos de exclusiones y EH Bildu tiene que poner de valor que el Gobierno de Navarra no ha entrado al juego. Es evidente que la derecha quiere condicionar las mayorías progresistas y salir cuanto antes de su irrelevancia política. UPN anda nervioso porque llevan seis años fuera del Gobierno y cada vez lo ven más lejos.

¿Qué balance haces de este Gobierno de Navarra, que según Marisa de Simón es "de centro progresista"?

Pues con luces y sombras: es cierto que ha sido un año duro por la pandemia. Pero creo que al Gobierno foral le ha sobrado seguidismo hacia el Gobierno central. Aquí ha costado tomar decisiones propias. Me gustaría que hubiera más ambición en materia social o económica. Que apostaran por un modelo más transformador en el ámbito fiscal. Vemos a un Gobierno con complejos y recelos. Echo de menos algo más de valentía.

¿Cómo ves algunas grandes obras que repercuten en la Ribera, como el TAV o el Canal de Navarra?

Decir en pleno siglo XXI que el Tren de Alta Velocidad es progreso me parece tener una concepción muy aldeana el progreso. Estas infraestructuras faraónicas que alimentan determinados intereses de las élites debieran ser cosa del pasado. La política debe poner a las personas en el centro del debate. 

En el caso del Canal es diferente... no estamos en contra. Pero, eso sí, queremos que el proyecto no se sobredimensione y habrá que ver a cuánto asciende el canon para los riberos. Aun así entendemos que la Ribera necesita agua de boca de calidad. 

Esta semana hablábamos con Edurne León sobre la implantación de EH Bildu en la Ribera. Imagino que será un proceso lento...

Creo que en los últimos años se ha ido afianzado una base social progresista en la Ribera, comarca que tiene características sociológicas que pueden favorecer a la izquierda. Creo que EH Bildu debe apostar por tejer sinergias y fomentar el trabajo en común. Hay muchos puntos de encuentro de la izquierda en la Ribera: que Bardenas sea devuelta al pueblo, las políticas inclusivas de inmigración, asuntos medioambientales, etc. 

Hay marejada en la izquierda navarra: Eusko Alkartasuna sigue con su pulso interno, Uxue Barkos ha lanzado Geroa Socialverdes y Batzarre ha dejado claro que deja atrás Izquierda-Ezkerra de cara al futuro. 

Nosotros en EH Bildu vamos a hacer en junio nuestro segundo congreso con el objetivo de afianzar esta formación que se ha convertido en alternativa de Gobierno en Euskadi y Navarra. En 2017 articulamos una coalición y en 2021 queremos que ese movimiento se vaya transformando en partido político. Aun así tendremos que hacer un proceso participativo en pueblos, barrios, etc. 

¿Cómo ves la polémica que se ha generado en Madrid por el acuerdo presupuestario entre el Gobierno central y EH Bildu?

Veo muchas portadas, falacias e intentos desesperados de los poderes fácticos para mantener al PSOE donde ha estado siempre: defendiendo los mismos intereses que defiende el PP. Pero esta última etapa pone nerviosos a los que quieren mantener intacto el statu quo del 78. Espero que la derecha no consiga desviar la atención...




Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours