El Grupo CAF ha amenazado a la plantilla de Trenasa que levantará su oferta para aplazar el cierre de la planta de Castejón si no desconvoca la huelga general que mantiene paralizada la actividad en la nave ribera. 

Pero, tal y como aseguran fuentes de CAF a e-Ribera.com, la multinacional vasca, inmersa en la particular partida de ajedrez que está jugando, ha confirmado a los comités de empresa del grupo en Beasain y Zaragoza que está preparando carga de trabajo para los 109 trabajadores de Castejón al menos por tres meses. 

La 'partida de ajedrez'

Este sábado 31 de octubre se cerrarían las negociaciones entre CAF y la plantilla de Trenasa. Pero está previsto que el grupo vasco que rompa su silencio mañana. Lo podría hacer con intención de que la plantilla de la fábrica de Castejón desconvoque la huelga. O, hecho poco probable, anunciando por sorpresa que cierra la planta de forma inmediata, indemnizando al menos con 32 días por año trabajado a los despedidos. 

Las 4 claves de la partida

1- CAF, que se ha aprovechado de manera obscena de las ayudas de Gobierno de Navarra, ha demostrado que su argumentario sobre el cierre de Trenasa era volátil. La lucha sindical, política y mediática ha dado sus frutos. 

2- La plantilla de Trenasa sigue en huelga y turnándose en el salón de plenos del Ayuntamiento ante la falta de garantías de CAF, que está intensificando la presentación en París de un autobús con hidrógeno para intentar hacerse con una planta en Alsacia (Francia) que podría cubrir a medio plazo el hueco de su planta de Castejón. 

3- Los 109 trabajadores de Trenasa piden un Plan de viabilidad para tres años y que durante este tiempo no se ejecuten despidos. La plantilla también pide que los trabajadores temporales se conviertan en indefinidos y que CAF devuelva los días de huelga que han cogido en octubre. 

4- CAF, en el 'doble chantaje' que ha asumido, puede pretender desactivar la presión de Trenasa con una pequeña carga de trabajo mientras intenta hacerse con contratos de Renfe, que está a punto de adjudicar 40 locomotoras (por valor de 295 millones de euros), 38 trenes de cercanías y su mantenimiento (474 millones euros) y 43 unidades de media distancia (valorados en 500 millones). 

La multinacional vasca no ofrece ningún tipo de garantías a la plantilla y además pueden pretender hacerse con millonarios contratos que no guardan ninguna relación con su carga de trabajo en los próximos tres meses, que en el caso de Trenasa saldrá de rebajar la carga en Beasain y Zaragoza.

Es decir, CAF vincula la adjudicación con su decisión de mantener tres meses abierta Trenasa cuando, en caso de recibir los contratos, la planta de Castejón no comenzaría a realizar esos encargos de Renfe hasta finales de 2021 porque Trenasa es una planta de producción y no de diseño. 

Es decir, CAF utiliza mentiras para intentar pescar en río revuelto gracias al Gobierno de España, que le podría favorecer con tal de que se aplace el cierre, y de paso no ofrecer ninguna garantía a una plantilla que ha sufrido en ocho años dos ERTES de suspensión, dos ERES de extinción, un recorte del 14% del salario de la plantilla, el nuevo ERTE que se estaba ejecutando y un doloroso proceso de cierre.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours