El Gobierno español, tras una semana de dudas, ha decidido frenar el país y los trabajadores de actividades no esenciales deberán permanecer en sus hogares durante al menos quince días. Con esta decisión Sánchez antepone la salud de sus conciudadanos a la economía. El presidente del Gobierno ha aprovechado la intervención de hoy para mandar un palo a la UE, que anda remoloneando ayudas de forma suicida. 

Dificultades

El coronavirus está carbonizando a los políticos de todos los continentes y este hecho no es ajeno a España, cuyos gobernantes están siendo arrollados por las circunstancias. La compra de test chinos de escasas garantías ha sido el esperpento valle-inclanesco que le faltaba al drama.


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours