Una lectura fiterana al 10-N





La frenética sucesión de elecciones ha provocado un cierto hartazgo entre la ciudadanía que se ha notado en el índice de participación en Fitero: ayer el 77,7% del menguado censo votaron, lo que supone un retroceso de más de tres puntos y medio respecto a las generales de abril y de casi seis puntos menos respecto a las municipales, autonómicas y europeas de mayo.

Aun así en Fitero se vota más que en la media de Navarra: superamos la media foral en ocho puntos y medio, síntoma de que la política sigue siendo uno de los hobbies rurales más enraizados, y en casi ocho puntos a la media española. 

En nuestra villa el centro-derecha sigue ensanchando su espacio, quizás haya contribuido a ello la reacción nacionalista ibérica al nacionalismo catalán: en las generales de abril de 2019 las fuerzas conservadoras sumaron el 55,9% en Fitero y ayer alcanzaron un 57,5%.

Ni siquiera el modelo de éxito de Navarra Suma, ejemplo conservador que debieran imitar en otros territorios si quieren ganar a Sánchez, ha servido para saciar a la derecha fiterana: la coalición integrada por UPN-PP y Ciudadanos perdió cincuenta votos respecto a abril. El PSOE también se deja 41 votos.

Llama la atención que Vox, sin estructura local, ni referente autonómico, ni tan siquiera opciones reales de alcanzar escaño en la Comunidad Foral de Navarra, se disparase ayer en Fitero tras superar los 200 apoyos, lo que supone un crecimiento respecto a abril de 43, tirados a la basura o gustazo, allá cada cual, y la media del partido de Abascal roza un 19% en Fitero, casi cuatro puntos más que la media estatal y más de trece puntos más que la media navarra.

Otro cambio sintomático, en este caso en comunión con la dinámica navarra, es el crecimiento de Euskal Herria Bildu, que se dispara al calor de la reacción popular contra la sentencia del caso Alsasua: en Fitero la coalición abertzale gana catorce votos mientras que Unidas Podemos se deja quince.

En el Senado sin embargo no hay tanta dispersión en el centro-derecha: Navarra Suma supera el 45% de cruces y Vox se conforma con un 11,8%. Como curiosidad hay que señalar que en la 'mesa b' una persona introdujo una papeleta sin estar en el censo de la citada mesa, por lo cual en el acta correspondiente el número de votos no corresponderá con el número de votantes. Este tipo de incidencias, a corto plazo, se suelen resolver sin demasiados problemas.

Comentarios