Esparza lleva a UPN a sus peores perspectivas electorales en 35 años








UPN podría caer de la mano de José Javier Esparza hasta los 13 diputados, cifras que no sufrían los regionalistas desde las elecciones de 1983. Eso es al menos lo que pronostica una encuesta publicada por Diario de Noticias, que también contempla la entrada en el Parlamento foral de Ciudadanos.

La irrupción de este partido antifuerista, que hoy abre pretemporada de la mano de Manuel Valls en el Tres Reyes, provocaría la salida de del PP, convirtiéndose Navarra en la única Cámara autonómica sin representación para la formación que lidera Pablo Casado.

Alegría contenida en el Cambio

El Cambio podría consolidar en el poder: Geroa Bai alcanzaría los 10 o los 11 diputados, Bildu mantendría 8, Podemos se evidencia como el eslabón débil cayendo de 7 a 5 e Izquierda-Ezkerra repetiría 2, por lo cual el cuartripartito sumaría entre 25 y 26 a expensas de una posible coalición entre Podemos e Izquierda-Ezkerra.

Con estos números Uxue Barkos podría repetir como presidenta, aunque si el pacto del progreso no alcanza los 26 los socialistas podrían convertirse en árbitro. Esta situación podría tener dos consecuencias: la enésima traición del PSN a la izquierda para alegría de UPN, que echa pestes en público sobre la formación que lidera María Chivite, o que los socialistas fuercen la salida del Gobierno de Bildu, coalición abertzale que sin embargo apoyó la investidura madrileña de Pedro Sánchez.

Sea como fuere, la preocupación en el bloque conservador se dispara y el modelo de UPN se evidencia como agotado, dinámica que se ha precipitado por la falta de liderazgo y carisma de Esparza. Su discurso vascófobo, su rugido contra la Memoria Histórica, la falta de escándalos en la legislatura del cambio, una situación económica positiva durante los últimos tres años y el recuerdo de la CAN deja a los regionalistas a los pies de los caballos para desesperación de un creciente sector crítico en la formación liderada por algunos ex aliados mediáticos bajo el discurso del ex parlamentario Iñaki Iriarte.

Para compensar este giro a la extrema derecha Esparza ha fiado su suerte al fichaje de Burguete. El enterrador del CDN vuelve a la política para coordinar las ideas regionalistas junto a Luis Ibero, que en febrero regresó a UPN 23 años después. ¿Y el Cambio? Geroa respira después de que el tribunal haya confirmado la exculpación de Uxue Barkos, Bidu mira con lógicos recelos a sus socios por sus movimientos respecto al Gaztetxe Maravillas, Podemos intenta olvidar una caótica legislatura e Izquierda Unida advierte que Batzarre le exige un puesto de salida con la intención de que su voz se escuche en el Parlamento y no solo en los despachos.

UPN en obras

El giro a la derecha madrileña de UPN les ha dejado huérfanos en varios campos y en el ámbito cultural es muy destacable que lo único novedoso en los últimos tiempos haya sido la aparición de un libro realizado a martillazos por dos personajes anacrónicos, Rafael Berro y Ricardo Guelbenzu, que afirman que pretenden quitarle votos al Cambio con una literatura grasienta. Con la obra 'Kuatripartito Kanpora', obsceno título que demuestra la tosquedad de los ilustres ciudadanos, afirman que pretenden reeditar la grieta que supuso 'El Banquete' en las filas de UPN.

La pena para Berro y Guelbenzu es que les faltan lecturas y talento, hándicaps que ni siquiera son maquillados con promoción dominical que les regaló Diario de Navarra. La mayor acusación que recibe el cuatripartito por parte de estos dos señores es que Uxue Barkos es rica, basando su teoría en recortes de periódico. Para lo que han quedado...

Leer más: Alarma en Génova; el PP podría desaparecer en Navarra y UPN sigue KO. 








Comentarios