Aparecen restos de una villa romana en las cercanías de Ribaforada










Tal y como señala Fermín Pérez-Nievas en Noticias de Navarra, el Ayuntamiento de Ribaforada y la Sección de Arqueología del Gobierno de Navarra han promovido una intervención arqueológica dirigida por los arqueólogos Juan José Bienes Calvo y Óscar Sola Torres, y con la colaboración de Aitor Alzueta Chivite, que ha permitido sacar a la luz restos de un hipocausto perteneciente a una Villa Romana fechada entre el siglo II-III después de Cristo.

El hipocausto era el sistema romano de calefacción que consistía en una boca de horno u hogar donde se introducía el combustible (leña, otros) que servía para generar un foco de calor que era conducido a la cámara subterránea por la que circulada el aire caliente que permitía calentar el suelo de la habitación.


Los restos localizados en Ribaforada se corresponden con este sistema de calefacción. La intervención ha consistido en la realización de un sondeo de 4 metros de largo por 4 metros de ancho, que ha deparado la localización de un pasillo que comunicaba el hogar con el interior del hipocausto, y 16 pilastras realizadas por ladrillos circulares y cuadrados. La función de las pilastras era sostener las placas que componían el suelo de la estancia, y de las que se han localizado fragmentos muy parciales. Las pilastras se apoyan sobre un pavimento de argamasa de gran factura. De los restos conservan una altura de 60-70 centímetros, lo que supone un buen nivel de conservación.

El descubrimiento se produjo por la comunicación del vecino de Ribaforada, Aitor Alzueta, que tras apreciar la aparición en superficie de unas pilastras circulares se puso en contacto con representantes del Ayuntamiento de Ribaforada para dar información y aviso de los mismos. En dicha zona ya se tenía constancia de aparición de restos de cerámica romana, lo que hacía pensar que existía en la zona algún tipo de asentamiento.

Los restos se localizan en la terraza que delimita el casco urbano con el canal Imperial de Aragón y la vega del río Ebro. Situados en un espacio de terreno libre de construcciones, que sirve de espacio verde ocupado por pinos de repoblación.

PONER EN VALOR El Ayuntamiento de Ribaforada mostró ayer su satisfacción por la intervención realizada, “y que se hayan descubierto la ubicación de una Villa Romana en la localidad, confirmando la presencia ya en el siglo II de habitantes en nuestro termino municipal”. Asimismo, el alcalde mostró su disposición, una vez estudiados y catalogados los restos encontrados, a seguir con la excavación, consolidando y poniendo en valor el patrimonio encontrado, que forma parte de la historia de sus orígenes como pueblo. “Lo que hemos localizado ahora se trata de una de las estancias de la Villa Romana, pero es posible, que al igual que en otras construcciones de este tipo de la zona, se encuentren otras dependencias que todavía estén en buen estado de conservación, de ahí la intención de seguir con los trabajos”, afirmó el alcalde Jesús Mª Rodríguez.

Comentarios