La Fiscalía pide más cárcel para los jóvenes de Alsasua que para José Bretón










"A lo largo de los años en la Comunidad Foral de Navarra se ha imbuido en un sector de la población un sentimiento de odio hacia la Guardia Civil". Así comienza el escrito de acusación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional contra los principales acusados de la agresión de Alsasua.

Es el inicio de un relato que se remonta a 1976 para llegar hasta los hechos ocurridos en la noche del 15 de octubre de 2016, cuando un grupo de personas agredió a unos agentes de la Guardia Civil fuera de servicio, que se encontraban en un bar junto a sus parejas. Al final, la petición de cárcel ronda los 50 años para cada uno de siete de los ocho acusados.



El caso ya generó polémica por la insistencia de la juez Carmen Lamela de tratar los hechos como un acto de terrorismo. Las familias de los implicados y sus abogados trataron de que el caso se juzgase en Navarra y no en la Audiencia Nacional, pero el Supremo vio indicios de terrorismo y acordó que se juzgase en el tribunal especial.

Ahora, el escrito de la Fiscalía se ha convertido en el último mazazo para los familiares, que insisten, en contra de lo que sostiene la Fiscalía, la jueza y la Guardia Civil, en que se trató de una pelea de bar.

Tres madres de los acusados. Bel Pozueta, madre de Adur Ramírez, Edurne Goikoetxea, madre de Ainara Urkijo, y una tercera que prefiere no revelar su identidad responden a La fiscalía. Las tres critican, en primer lugar, haber conocido el escrito de la Fiscalía por la prensa: "Es una falta de respeto grandísima cuando se está tratando unas penas tan graves para nuestros hijos e hijas".

"Nos hemos enterado de todo por la prensa. Estás trabajando, haciendo tu vida, y de repente alguien te dice que ha oído que piden 50 años para tu hijo. Es una falta de respeto", comenta Goikoetxea. Sobre la petición de cárcel, las tres coinciden en que "es algo totalmente desproporcionado".

Los hechos se remontan al 15 de octubre, durante la madrugada de las ferias de Alsasua. Según el relato de los agredidos, se encontraban en un bar de la localidad cuando comenzaron a ser increpados por un grupo de jóvenes, que les reconocieron como miembros de la Guardia Civil. Salieron del bar, pero fuera les esperaba otro grupo de gente que comenzó insultándoles y terminó agrediéndoles. Uno de los agentes tuvo que ser intervenido quirúrgicamente por las lesiones sufridas en una pierna, mientras que el otro y las parejas de ambos sufrieron magulladuras y hematomas.

La Fiscalía incluye en ese relato de los hechos expresiones de los agresores como “no tenéis derecho a estar aquí”, “esto os pasa por venir aquí”, “tenéis lo que os merecéis” o “hijos de puta pikoletos”. Es por ello que considera los delitos como lesiones terroristas y dos delitos de amenazas terroristas. El principal acusado, Ohian Arnaz, se enfrenta a más de 60 años de prisión.
"Necesitamos que haya un juicio justo"

Las madres de los acusados insisten en que se trató de una pelea de bar: "Que por una trifulca de bar se esté pidiendo 50 años es una barbaridad. Pedimos que haya proporcionalidad, equidad y justicia, no estamos pidiendo impunidad". "No estamos orgullosas como madres de una trifulca de bar", añaden. "¿Puede alguien demócrata entender estas penas con lo que realmente pasó? ¿Es una venganza contra Alsasua? ¿Una forma de calentar los Sanfermines?", se preguntan.

"Vivimos en Alsasua desde hace muchos años, aquí se vive en paz, no entendemos las acusaciones. Esto ha pasado en otros sitios, ha habido juicio rápidos, cuatro meses de cárcel, multa para las dos partes", añaden. Aseguran que sus abogados ya les habían preparado para una petición de cárcel elevada, pero que hasta ellos se han sorprendido de los 50 años.

Bel Pozueta comenta que ha podido hablar esta tarde con su hijo. Asegura que no le ha llamado la atención la petición de la Fiscalía, se la esperaba, aunque le parece "una barbaridad". Afirma que le ha recordado algún que otro asesinato de ETA y le ha dicho "Ama, me están pidiendo mucho más".

No tienen mucha confianza en poder demostrar durante el juicio que no se trató de un acto de terrorismo: "Quisiéramos tener esperanza en que haya justicia, aunque esa esperanza está muy alejada. Necesitamos que haya un juicio justo". Comentan que su intención es acudir a las instancias europeas y explicar allí "la situación de desamparo". "Nos está tocando vivir esto, es muy doloroso, muy duro, estamos desamparados, muy preocupados", concluyen.

Vía: El Diario

Comentarios