AMI exige inversiones en el Colegio Público de Corella










Desde AMI-CDE entendemos acertadas las reformas realizadas en los centros escolares, y las que próximamente se van a realizar en los baños. Obras necesarias para adaptarlos a las necesidades actuales, y que demandaba el colegio público de primaria por su antigüedad y en gran parte por la dejadez de los anteriores gestores municipales, al no aportar las inversiones indispensables para mantenerlo en perfecto estado durante muchos años.


Lógico es también hacer las mejoras y acondicionamientos en época vacacional para que no interfieran ni entorpezcan a nuestros estudiantes y el racional funcionamiento del centro.


Pero también es responsabilidad del Ayuntamiento dar soluciones a las graves deficiencias de los servicios de limpieza de los centros escolares, ante el deterioro que ha sufrido esta asistencia en los últimos años, y a la que no se ha puesto remedio, con lo que conlleva de falta de higiene y riesgo para la salud de los alumnos, profesores y empleados del centro.


La plantilla adscrita a la limpieza del colegio público se ha reducido de 5 a 3 personas en un periodo que va del año 2011 a 2017, a la par que disminuyen las horas semanales para desempeñar este trabajo, que transitan de las 92,50 horas semanales a 70 horas semanales en la actualidad. Por este servicio han pasado 4 empresas distintas con condiciones económicas diferentes: los importes de estos acuerdos oscilan entre 36.831,35 euros / año en 2011 a 45.374,84 euros / año en 2017, para atender a los edificios de educación primaria e infantil.


Nos llama seriamente la atención, que habiendo aumentado el presupuesto del servicio de limpieza en 8.543’49 euros / año, bajen el número de trabajadoras de 5 a 3 y las horas semanales de ejecución laboral de 92’50 a 70; en nuestra opinión, algo no cuadra.


Las condiciones y el precio por las que el consistorio prorrogó la prestación está llevando a que la limpieza por mucho que lo pretendan las personas que la trabajan sea insuficiente para los dos centros, tanto el de primaria como el de infantil.


Es por ello que solicitamos criterios más amplios para la contratación del servicio de limpieza de los centros escolares, y no solo económicos. Que no menoscaben la calidad del propio servicio, y que garanticen unas condiciones óptimas para las trabajadoras y la empresa.


Pedimos cambiar el concurso de licitación a uno más exhaustivo, por un precio y unos requisitos que permitan una limpieza de verdad y unas condiciones dignas para los empleados. Instamos a que se lleve a cabo un trabajo previo contrastando las labores que se realizan y las necesidades de personal con el centro y las trabajadoras, antes de proceder a cualquier redacción del concurso.


Reclamamos al Ayuntamiento que para la próxima renovación del contrato de limpieza del colegio público, en 2018, tenga en cuenta la situación de este servicio, seriamente deteriorado. Así mismo le emplazamos a la posibilidad de revertir esta prestación privatizada, recuperándola al ámbito público desde una gestión municipal eficaz y eficiente.

Comentarios