El Ayuntamiento de Tudela ahorrará 90.000 euros en electricidad tras una moción de la CUP










Según las conclusiones de un informe realizado por la empresa Energy House, adjudicataria del contrato de asistencia para la puesta en práctica de un estudio para la optimización de potencias contratadas y de potencia reactiva, el Ayuntamiento de Tudela podrá ahorrarse más del 25% de los costes fijos de su contrato de electricidad. Concretamente, y siguiendo las pautas y ajustes que marca el estudio, el Consistorio pagará alrededor de 90.000 euros menos de lo que hasta ahora desembolsaba en gasto eléctrico. Cabe recordar que el origen de este reajuste en el consumo a través del análisis de uso de potencia se encuentra en una moción de la CUP, a través de Gustavo Gil, en 2015, en la que se abogaba por “un Ayuntamiento cien por cien consumidor de energía renovable” y se proponía optimizar el consumo abriendo la licitación eléctrica a comercializadoras independientes. En dicha moción, y según los exhaustivos cálculos de la CUP en colaboración con la empresa eléctrica Holaluz, se hablaba de un ahorro estimado de 87.500 euros.

Un año y medio después de la propuesta de CUP, el Ayuntamiento de Tudela, siguiendo las indicaciones del estudio técnico encargado a Energy House el pasado diciembre por 2.980 euros, pone en marcha casi todos los ajustes necesarios para el ahorro energético suscrito en pleno

a instancias de la moción. “El trabajo ha consistido en analizar el perfil de la demanda de potencia de los últimos tres años para cada uno de los 208 puntos de suministro de titularidad del Consistorio (alumbrado público, sistemas de riegos de montes, edificios públicos...) y la potencia más adecuada a contratar acorde con su necesidad real de demanda, buscando el punto óptimo entre término fijo de potencia y los potenciales excesos de potencia”, explicaron desde el Ayuntamiento de Tudela.

La implementación de estos ajustes ya se ha hecho efectiva en un 90% desde el mes de abril y el 10% restante son “adaptaciones a realizar en algunos puntos de suministro con un retorno de la inversión máximo de dos años”, adelantaron. Ratificando lo que ya apuntaba en su día Gil (“no ha habido seguimiento en precios y potencia contratada pese a los vaivenes al alza del precio del término de potencia y de electricidad en los últimos tres años”), desde el Consistorio ribero constatan que “el incremento interrumpido en los últimos años del consumo energético y del precio pagado por la energía ha sido constante y ha repercutido en la economía municipal, que debe destinar una cantidad muy importante de su presupuesto para el pago de su suministro eléctrico”.

Vía: Noticias de Navarra

Comentarios