Eduardo Santos es elegido nuevo secretario general de Podemos Navarra










Eduardo Santos es el nuevo secretario general de Podemos Navarra. El diputado se ha impuesto por muy estrecho margen sobre Laura Pérez, secretaria general saliente, tras una disputa interna que muestra un partido fracturado prácticamente por la mitad. Apenas 28 votos han separado a las dos candidaturas en una reñida campaña en la que han votado 1.347 inscritos de los 6.917 que podían ejercer el voto, lo que supone el 19,5%. El tercer candidato en liza, Fran Espinosa, no ha logrado representación.

El resultado se supo a última hora de ayer, después de que la empresa encargada de recoger las votaciones, que han sido íntegramente por Internet, avanzara los resultados a las dos candidaturas. No obstante, será hoy cuando la propia formación morada dé a conocer los detalles de la votación y las personas elegidas para la nueva dirección.

Fuentes del partido confirmaron no obstante que la candidatura 20 de marzo-martxoak 20 que encabeza Santos ha logrado también la mayoría de la nueva dirección. De los 24 miembros elegidos por votación, 14 iban de la mano del diputado, entre ellos la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, que ejercerá como nueva portavoz. Los 10 restantes son de la candidatura Lana 2019, de Laura Pérez. El nuevo consejo ciudadano queda completado, además del nuevo secretario general, por dos representantes de los círculos territoriales afines a la nueva mayoría, y por dos representantes de los círculos sectoriales que no estaban adscritos a ninguno de los dos equipos.

De esta forma, y pese a la ajustada victoria, la candidatura de Eduardo Santos contará de momento con el apoyo de 17 de los 29 miembros del consejo ciudadano, lo que le garantiza una mayoría estable al menos en una primera etapa. Junto con su victoria como secretario general el diputado también ha logrado el respaldo para los documentos político y organizativo que planteaba su candidatura, y que deberán marcar el rumbo de la formación en los próximos años.

VOTACIÓN AJUSTADA El primer reto de Santos será recomponer el partido, que las primarias han mostrado prácticamente dividido por la mitad. De hecho, tras Santos ha sido Laura Pérez la aspirante más votada, por lo que la ya exsecretaria general seguirá como miembro del consejo ciudadano. En tercer lugar ha quedado la presidenta del Parlamento Ainhoa Aznárez, que al margen de su labor institucional asumirá a partir de ahora labores más políticas.

Será en cualquier caso el nuevo secretario general quien defina las nuevas funciones. Santos, que continuará como diputado, deberá repartir entre los miembros del consejo ciudadano las responsabilidades sectoriales, formando un equipo ejecutivo más reducido y funcional. Por lo anunciado durante la campaña interna, será un equipo “coral” en el que compartirá la portavocía con Aznárez y con Dani López, concejal en Tudela, que será la voz del partido en la Ribera.

A partir de ahí, Santos deberá sanar las heridas abiertas durante la campaña con un esfuerzo de integración con quien prácticamente ha logrado los mismos votos. Pérez ya avanzó que, ganando o perdiendo, dejaría de lado la portavocía para centrarse más en la movilización social, lo que puede facilitar un relevo de poder que en cualquier caso se antoja complicado.

A favor de Santos juega el apoyo de buena parte de la estructura del partido en Navarra, así como de la dirección estatal, donde cuenta con el respaldo de la diputada Ione Belarra y de la senadora Idoia Villanueva, ambas estrechas colaboradoras de Pablo Iglesias. Y que con su nuevo equipo deberán poner en marcha un partido que tras su irrupción inicial encara una etapa de madurez vital para su futuro.

Un proceso en el que Podemos deberá revitalizar su funcionamiento interno, lastrado por un día a día institucional que exige atención y respuestas inmediatas, y donde el funcionamiento asambleario muchas veces queda aparcado frente a otras prioridades políticas. Sin embargo, consolidar la estructura local, especialmente en el sur de la Comunidad, se antoja imprescindible para competir en las elecciones autonómicas y municipales de 2019, a las que Podemos esta vez sí concurrirá con sus propias siglas.

Hasta entonces, Santos ha garantizado su apoyo al acuerdo programático que sostiene al Gobierno, del que fue además uno de los negociadores, y hacerlo además con lealtad hacia sus socios. Un aspecto que garantiza la estabilidad del Ejecutivo foral pese a un cambio de liderazgo sustentado más en diferencias orgánicas que políticas.

Sin embargo, la ausencia de Santos en el Parlamento foral, donde seguirá Laura Pérez, puede generar alguna dificultad añadida en la negociación prácticamente diaria con la que el cuatripartito gestiona la actividad parlamentaria. Algo que puede quedar compensado por las buenas relaciones que el nuevo secretario general mantiene con las otras tres fuerzas que sostienen al Gobierno, pero que se puede complicar si no hay una buena sintonía entre la nueva dirección de Podemos Navarra y su grupo parlamentario.

Vía: Noticias de Navarra

Comentarios