CEN: premio por incumplir la ley











El pasado 31 de enero la revista Negocios en Navarra y la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) entregaron el Premio Empresario de Navarra 2016 a Juan Miguel Sucunza.

Entre las empresas en las que el premiado participa con responsabilidad directa, se encuentra Sigma Brakes de Tudela, empresa que ha estado de actualidad en 2016 por diferentes motivos, pero ninguno de ellos puede ser merecedor de ningún premio.

Desde mayo hasta julio, la plantilla de Sigma Brakes mantuvo una huelga de 16 días para reivindicar mejores condiciones laborales, especialmente en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Sigma Brakes es conocida por el incumplimiento sistemático de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, tal y como acreditan varias resoluciones de la Inspección de Trabajo. Ha estado incluida en el Plan Diana durante varios años y es objeto de especial seguimiento por la Inspección de Trabajo y el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra por su alta siniestralidad. Todos estas situaciones salieron a luz pública e incluso se trataron en sesión del Parlamento de Navarra a raíz del accidente laboral mortal ocurrido el pasado 7 de septiembre en el almacén de la empresa, en el que perdió la vida un trabajador de 35 años.

Además, Inspección de Trabajo también consideró demostrado que Sigma Brakes vulneró la libertad sindical por excluir deliberadamente a ELA de las negociaciones del pacto de empresa.

Y pese a los continuos requerimientos oficiales, hay que denunciar las malas condiciones en las que se sigue trabajando en la fábrica de Tudela: la dirección de Sigma Brakes no tiene ninguna sensibilidad hacia la seguridad y la salud de su plantilla. Alguno de los directivos responsables de esta situación posó con Juan Miguel Sucunza en la foto del premio al mejor empresario que pudimos ver en la prensa.

A día de hoy, Sigma Brakes sigue sin aplicar las medidas higiénicas y de seguridad exigibles por ley (RD 665/1997) para el trabajo con productos cancerígenos como es el formaldehído (producción de pastillas de freno de la planta de Tudela), detectado hace ya dos años. Y no se cumplen, pese a la exigencia de aplicación inmediata por parte de la Inspección de Trabajo (resolución del 3 de enero de 2017). En resumen, el incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales sigue estando a la orden del día en esta empresa y no hay indicadores de que vaya a cambiar.

¿Qué criterios se valoran (y cuáles no) a la hora de premiar o reconocer méritos empresariales por parte de quienes otorgan el premio? ¿El incumplimiento de la ley y la falta de sensibilidad hacia la salud de las personas, cuando es hacia la clase trabajadora, es objeto de premio o reconocimiento para la clase empresarial navarra? Desde luego, resulta enormemente preocupante que la CEN pueda verlo así o quiera transmitir ese mensaje.

En sentido contrario, podemos imaginar las reacciones si algún sindicato homenajease o premiase a un trabajador tras haber causado algún daño al empresario para el que trabaja.

Llama la atención y decepciona la falta de crítica o de exigencia en asuntos como éste por parte de la clase política navarra, presente en ese acto por medio de diferentes representantes del Parlamento y Gobierno de Navarra con su presidenta Uxue Barkos a la cabeza. En los discursos reconocen grandes bondades empresariales, pero no se menciona la obligación de cumplir la ley hacia los trabajadores y trabajadoras, a pesar de que todos conocen la trayectoria de Sigma Brakes, ya que protagonizó una sesión parlamentaria con motivo del accidente laboral mortal de septiembre de 2016.

El autor es responsable de la Federación Industria y Construcción de ELA-Ribera

Comentarios