A las alcaldías











Como Ud. ya conocerán, desde hace algún tiempo los ciudadanos de la Ribera hemos tenido conocimiento de la existencia de un preacuerdo entre la Mancomunidad de La Ribera y el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa cuyo fin es traer al vertedero de “El Culebrete”, 70.000 toneladas de residuos al año procedentes de Guipúzcoa. Dicho preacuerdo responde a la necesidad de dar una solución al problema de gestión de residuos que tienen en la comunidad vecina, un problema que desconocemos en sus términos exactos.

Igualmente es conocida la deficiente gestión de los residuos por parte de la Mancomunidad y por ello nos sorprende que se haya contemplado la posibilidad de ampliar la recepción de residuos. Todo ello, unido a la falta de transparencia con la que se ha gestionado el posible acuerdo, especialmente no haciendo público el contenido de ese preacuerdo, ha desembocado en la creación de la Plataforma Vecinal por una Ribera Sostenible – Erribera Jasangarriaren Aldeko Plataforma, integrada por un plural y nutrido grupo de vecinos conscientes de que la Mancomunidad no puede asumir más residuos, entre otras razones por limitaciones normativas y de la propia capacidad de las instalaciones.

En un contexto europeo de preocupación por el aumento de la generación de residuos y su repercusión en la sostenibilidad del modelo económico se promulgó la directiva europea 2008/98/CE sobre residuos, que fue incorporada a la legislación española a través de la Ley 10/2011 de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. Ambas normativas hacen hincapié en el principio de autosuficiencia y proximidad, y dirigen sus esfuerzos a la creación de una red que permita la eliminación de los residuos o la valorización de los mismos en una instalación adecuada, lo más próximas posible, mediante la utilización de las tecnologías y los medios más adecuados para asegurar un nivel de protección elevado del medio ambiente y de la salud Publica. A nivel autonómico, el propio plan de residuos de nuestra Comunidad Foral, aprobado recientemente, tiene como objetivos en 2027 reciclar el 65 % de los residuos y enterrar el 25 % de la fracción resto. Conseguirlo impide acordar actuaciones como la recepción de residuos de Guipúzcoa.

Nuestra oposición al aumento de la recepción de más residuos también se sustenta en los datos de la propia Mancomunidad. Los resultados de gestión de la planta de “El Culebrete”, arrojaban en 2015 el siguiente balance: 1,23% de reciclaje de la fracción resto, enterrando el 96,62%. La anterior Autorización Ambiental Integrada de septiembre de 2015, estaba condicionada a mejoras de las deficiencias de gestión encontradas, no se han subsanado. El pasado día 2 de febrero, nos enteramos por la prensa de la sanción de 60.000€ que ha recibido nuestra Mancomunidad por infracciones graves. Casi al mismo tiempo se aprueba la nueva Autorización Ambiental para aumentar esa capacidad de gestión.

Dicho esto, resulta evidente que no se puede considerar que la Mancomunidad de la Ribera sea el lugar más adecuado para gestionar los residuos de Guipúzcoa. No es el centro más próximo. No tiene resultados aceptables en cuanto a la gestión de la fracción resto, ya que los residuos recorrerán 200 km para recuperar un 1,23 % del total. No se cierra el ciclo de gestión puesto que nos piden utilizar nuestras instalaciones únicamente para separar, no para biometanización y compostaje que son actividades previas a enterrar. No soluciona el problema de la eliminación final porque el acuerdo cierra la posibilidad de enterrar residuos en el vertedero, poniendo de nuevo los residuos en circulación. Únicamente podemos concluir que la operación resulta interesante para la empresa privada que gestiona el vertedero, que se queda con la mayor parte del dinero procedente del acuerdo. No olvidemos que cobra por el residuo que entra, no por los resultados de gestión.

Un acuerdo de este tipo entendemos que requiere mayor transparencia de la que ha tenido. De no ser por esta Plataforma el acuerdo final se hubiese aprobado en contra y de espaldas a la ciudadanía. La Ley 22/2011, en su artículo 10, es muy clara: “Las administraciones públicas garantizarán los derechos de acceso a la información y de participación en materia de residuos en los términos previstos en la ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.” Una transparencia que exige que el acuerdo se decida en el órgano de representación de los ciudadanos, la Asamblea General. No es solamente una cuestión de respetar el reparto legal de competencias, sino que se trata del derecho que tiene la ciudadanía a conocer el voto de sus representantes en la Mancomunidad.

Por último, no compartimos la posición del Gobierno de Navarra y su colaboración para que este acuerdo llegue a buen término, aprobando la modificación de la Autorización Ambiental Integrada. Como administración competente para controlar la gestión adecuada de los residuos, es conocedora de los incumplimientos que acumula “El Culebrete”. A finales de 2015 se modificó de oficio la autorización para dar cobertura legal al exceso de residuos que se estaban recibiendo, y ahora estamos de nuevo en la misma situación. Una nueva modificación “ad hoc” para dar cobertura al exceso de basura que se pretende traer, sin asegurarse primero de que las irregularidades anteriores están subsanadas.

Por todo ello, instamos a que la representación que tiene su Ayuntamiento en la Asamblea general y otros órganos de la Mancomunidad, así como su propio Ayuntamiento en pleno, se posicionen de forma firme y clara en contra de cualquier acuerdo entre la Mancomunidad de La Ribera y el Consorcio de Residuos de Guipúzcoa, que suponga traer residuos a nuestro vertedero, solicitando para ello que la decisión final sea tomada en la Asamblea General.

Quedamos a su disposición para cualquier aclaración respecto a nuestra posición y dado que nuestra intención es que el mayor número de representantes públicos conozca y apoye nuestro posicionamiento le solicitamos que haga esta carta extensible a todos los concejales de los Ayuntamientos.



Plataforma Vecinal por una Ribera Sostenible

Comentarios