Radiografía de la Residencia de Ancianos San Raimundo












La nueva etapa de la Residencia de Ancianos San Raimundo de Fitero se inicia en 1995, año el que se construye el edificio que actualmente ocupa. Ese año, además del grupo de religiosas de la congregación de Santa Ana que ya venía trabajando en la anterior etapa, se incorporan nuevas trabajadoras. La dirección la ejercía una de las hermanas. En mayo de 2016 la congregación deja de prestar sus servicios, despidiéndose de la residencia y de Fitero. La actual directora se nombró en enero a través de un concurso-oposición.


En estos momentos el número de trabajadoras es de 18, además de la directora y de otra enfermera nombrada recientemente. Existe también una persona encargada del mantenimiento y otra de la gestión económica, ajenas ambas a la plantilla de la residencia. La ocupación de plazas de residentes de los últimos meses es prácticamente la totalidad de las existentes. Se está trabajando en la adecuación de las antiguas habitaciones ocupadas por las hermanas de Santa Ana (6) para ampliar la oferta. La idea es que esta oferta incluya, por primera vez en Fitero, plazas subvencionadas.


La entidad se rige por unos estatutos aprobados en el año 1995 (BON Nº 103 del 10-8-95). En ellos establece la composición de los Órganos de Gobierno que son: la Junta, Presidente, Vicepresidente, Vocales, Secretario y Tesorero. En este momento el Presidente es el propio Alcalde y la Vicepresidente la concejala que preside la Comisión Informativa en el Ayuntamiento, que además es la Tesorera. El grupo de vocales lo forman cuatro designados por UPN y dos por AFI. Una de las vocales, concejala de UPN, es la Secretaria.


Además, todos estos años, una persona contratada al efecto realiza las labores Administrativas y con su presencia en las reuniones de la Junta, se encarga de asesorar y recoger el acta de cada sesión. Esto es algo que desde AFI nunca hemos entendido, y así lo hemos hecho saber en diferentes reuniones de la Junta. No entendemos que existiendo una figura de Tesorera y otra de Secretaria no hagan las funciones que establecen los Estatutos, que, por cierto, no contemplan la existencia de esa figura. Hay que indicar que hasta la formación de la actual Junta de Gobierno también había otra persona, también fuera de lo que señalan los Estatutos, denominada Administrador. No hemos sabido exactamente cuál era su cometido. En este momento esta figura no existe.


Algo muy importante que determinan los Estatutos es la realización del Reglamento de Régimen Interno, que todavía está sin hacer. Sería el marco regulador de actuación de la Junta, de todo el personal trabajador y de la prestación de los servicios a los residentes. Animamos al Presidente a tomar las medidas necesarias para desarrollarlo, pues de ello depende que la gestión de la entidad mejore en el futuro.


Nos consta que desde la incorporación de la nueva Directora la satisfacción de residentes y trabajadoras ha mejorado bastante, y la percepción que se tiene de la Residencia desde fuera también. Por fin se les ha dejado a los Asistentes Sociales cumplir con su labor cuando se les demanda, existe un Calendario Laboral coherente, un menú equilibrado y expuesto semanalmente, buenos modos con todos los residentes, servicios que se cumplen, etc.


Desde AFI estamos por mejorar, y creo que se va haciendo, aunque faltan muchas acciones aún. Obviamente es el equipo de Gobierno actual quien dispone de las herramientas y recursos para poder hacerlo si, como dicen, tienen esa voluntad.


Emilio García, vocal propuesto por AFI en la junta de la Residencia de ancianos San Raimundo.

Comentarios