Navarra destinará 82 millones de euros extra en sacar 1.600 viviendas de alquiler social





La futura Ley de Vivienda confirma la apuesta del Gobierno foral por una política de vivienda basada en fomentar los pisos de alquiler protegidos y la rehabilitación de viviendas como instrumento para garantizar el derecho a vivienda de la población y, al mismo tiempo, para reactivar económicamente un sector muy afectado por la crisis. Según esta la proposición de ley, a través del apoyo público a diferentes actores (ciudadanos, ayuntamientos, Nasuvinsa, promotores...) y mecanismos (bolsas de alquiler, subvenciones, medidas fiscales, rebajas de precios...) será posible a lo largo de esta legislatura que se pongan en circulación 1.600 viviendas en alquiler social y un incremento de las rehabilitaciones de viviendas, quebrándose una tendencia a la baja o estancamiento de los últimos años.

A esta finalidad, el Ejecutivo destinará casi 82 millones de euros adicionales: 51 millones para nuevas promociones de Nasuvinsa (a 5 años vista) y 10,3 millones anuales, de aquí al final de la legislatura. Una inversión que, no obstante, espera recuperar en forma de un efecto económico multiplicador ya que prevén crear 1.800 empleos anuales y un retorno fiscal del 75% por cada euro invertido. Estos son algunos de los datos contenidos en la memoria económica manejada por el Parlamento, que abordará la ley en el nuevo curso político.

El vicepresidente de Derechos Sociales Miguel Laparra adelantó a DIARIO DE NOTICIAS en una entrevista, los principales ejes de la política de vivienda para esta legislatura, que tenían como primera fase la proposición de ley para actualizar el último texto que data de 2010 con una filosofía principal de observar el tema desde el punto de vista de las necesidades de la ciudadanía, pero haciéndolo compatible con reactivar el sector como uno de los motores económicos de la Comunidad. Este enfoque se plasma en el articulado de la ley y, especialmente, en la informe económico que detalla diversos escenarios y simulaciones sobre los costes y retornos de las medidas planteadas.

Los dos grandes ejes de actuación y de inversión son la promoción de nuevas viviendas de alquiler social o protegido (pensado sobre todo para jóvenes, personas con menor capacidad...) y, por otro lado, el fomento de la rehabilitación de vivienda ya existente.

NASUVINSA, INSTRUMENTO CLAVE Las 1.600 viviendas que se quieren lanzar a este mercado con precios subvencionados provendrían de diferentes focos. En primer lugar destaca la preponderancia de Nasuvinsa como principal instrumento público, ya que pondría en circulación mediante diferentes promociones (en Sarriguren, Erripagaña, Entremutilvas, Ardoi...) un total de 524 nuevos pisos destinados al alquiler. El otro gran bloque de viviendas (476) procederían de promotoras privadas o de entidades locales -que, vía rehabilitación, aportarían también otras 200 casas-, mientras que los particulares sumarían otras 400 a través de una remozada bolsa de alquiler con más facilidades y garantías para volcar al mercado protegido otros tantos pisos desocupados, en su mayor parte. En los últimos 8 años sólo se han construido 215 viviendas públicas en alquiler social con lo que en tres años casi se triplicaría este parque inmobiliario .

La otra gran rama de la estrategia es favorecer la rehabilitación de viviendas. Se prevé una batería de medidas en la confianza de reflotar las ayudas a esta actividad un 15%. En 2015 se tramitaron 2.325 expedientes de este tipo y en lo que va de 2016 son ya 1.955.

Pensando en los jóvenes. La inyección de viviendas en alquiler protegido responde no sólo a una apuesta política sino también a un intento de satisfacer la demanda, detectada sobre todo entre jóvenes. Los datos de demanda son complejos. Así, se da la paradoja que hay 1.000 personas en el censo de demandantes de vivienda en propiedad, pero 600 VPO sin vender. En alquiler, el censo asciende a 4.000 personas (hay gente que renuncia a una oferta porque no cae de la lista) con lo que las 1.600 lograrán satisfacerla parcialmente.

LOS BENEFICIOS PARA LAS PERSONAS



ALQUILERES MÁS ASEQUIBLES

Rebajas de entre el 8 y el 14% de las rentas. Desde el año 2.000 el precio de los alquileres se disparó hasta un 70% haciendo que esta opción, en teoría más barata que la compra con hipoteca, no fuera apetecible para muchas personas. Ahora, mediante diferentes sistemas (acuerdo con los promotores y constructores, subvenciones, rebaja del módulo VPO...) se va a conseguir una rebaja de ente un 8 y un 14% en el precio para el ciudadano que puede lograr ayudas por ente el 25% y el 90% según sus ingresos. Así, el precio inicial máximo de renta aplicable a los nuevos contratos de arrendamiento de viviendas protegidas será en la Comarca de Pamplona de 5,40 euros el m2 útil de vivienda, de 60 euros para toda la superficie de garaje y de 2 euros el m2 útil de trastero y resto de anejos. En el resto de localidades navarras, el precio máximo de alquiler será de 5,10 el m2 útil de vivienda, y se mantienen las mismas cantidades para garaje y trastero. Estas cuantías, estarán congeladas durante 2017 y se estima que el módulo de VPO, referencial para muchas de estas medidas baje además un 4%.

Mejoran las ayudas a particulares, ayuntamientos y promotores. En el otro lado de esta realidad están las personas y entidades públicas y privadas propietarias de las viviendas. El Gobierno busca incentivar que éstas se construyan, arreglen o saquen al mercado pisos en forma de alquiler. Una mecanismo es flexibilizar y aumentar las garantías de la bolsa de alquiler público (la Administración cubre los daños de desperfectos, abrir la bolsa a toda Navarra, posibilidad de que se alquiler pisos sin ascensor, etc). Otro es consignar subvenciones para los promotores tanto públicos (Nasuvinsa -la apuesta principal-, ayuntamientos...) como privados (empresas, cooperativas...). Así, la nueva ley contempla subvenciones de entre un 23 y un 30% para la promoción de viviendas nuevas en alquiler protegido, y se prevén subvenciones del 50% para las entidades locales que rehabiliten sus viviendas vacías para destinarlas al alquiler.

REHABILITACIÓN

Ayudas para arreglar casas, una herramienta para crear empleo. La rehabilitación de viviendas es considerar como “muy importante desde el punto de vista del fomento de la actividad económica y el empleo”. Se opta no tanto por aumentar los porcentajes de subvención a conceder como por:

-Flexibilizar requisitos para poder calificar un expediente como actuación protegible, sea tanto por familias con menos recursos económicos, como por familias de nivel económico medio alto que llevan a cabo grandes rehabilitaciones.

-Fomentar las actuaciones de rehabilitación relacionadas con la mejora de la eficiencia energética, contribuyendo también a evitar situaciones de pobreza energética.

-Mantener las ayudas a la mejora de la accesibilidad, mejorándolas en el caso de adaptación interior de la vivienda para personas con discapacidad motriz grave.

-Incidir de modo directo en la mejora habitacional de personas con menos recursos (adquirentes de VIS, perceptores de RIS, mayores de 65 años, víctimas, familias numerosas) con incrementos del 3% al 5% en las ayudas.

-Fomentar las actuaciones de rehabilitación a llevar a cabo por los jóvenes.

-Posibilitar que se pueda optar a esas ayudas cuando ya se es propietario e otra vivienda siempre que la rehabilitada sea considerada como primera vivienda.

Comentarios