Las obras del cubrimiento del Queiles se centrarán en arreglar el desaguisado de 2010 de UPN





Los trabajos de reparación del cubrimiento del Queiles se centrarán en tratar de subsanar las deficiencias que dejó la anterior empresa que abandonó las obras hacia julio de 2010 y que acabó dirimiendo sus responsabilidades en los tribunales con el Ayuntamiento. Gestión, Estudios, Obras y Proyectos (Geopsa), empresa a la que se adjudicó la reparación por un montante de 552.000 euros, inició las labores a mediados del mes de junio y prevé terminar en tres meses por lo que durante todo el verano van a trabajar en horarios de mañana y de tarde.

Durante estas primeras semanas media docena de operarios se están encargando de limpiar el cauce del río Queiles y los lados del cubrimiento de todo lo que se ha ido almacenando en estos seis años, por lo que han aparecido todo tipo de enseres y objetos, teniendo en cuenta además que en este tiempo se han producido varias crecidas tanto del Queiles como del río Ebro.

Según explicaron desde la empresa, “la reparación va a tener dos fases. Una primera de limpieza de cauce, retirando con miniexcavadoras barro, arena y grava, en lo que llevan desde el martes desde hace dos semanas, y una segunda fase de hidrodemolición, en la que hay que quitar con agua a presión lo ejecutado anteriormente en los dinteles y en los pilares y que tiene mala adherencia”.

DESCONCHONES En el interior del cubrimiento se pueden ver todavía no sólo muchos de los desconchones que dejan a la vista el armazón que tenían los pilares y las vigas de hormigón colocados en 1970, si no también los parches que colocaron en la anterior reparación y que, en muchos de los casos, se han levantado por la humedad.

De esta forma, dentro del trazado total del cubrimiento, que tiene unos 900 metros de longitud, la zona que más trabajo tiene es la de los primeros 400 metros, entre la desembocadura del río Queiles y la plaza de Los Fueros. “El mortero que se había aplicado se estaba cayendo en algunas zonas, por lo que tendremos que retirarlo y volver a hacerlo nosotros”, explicaron desde Geopsa, al tiempo que indicaron que la zona entre la plaza de Los Fueros y Díaz Bravo se encontraba en mejor estado, “en esa zona la bóveda es de piedra y hormigón y ahí los trabajos no son tan significativos y son de menos volumen”.

Desde la empresa aseguraron que con los tres meses que tienen para ejecutar la obra les dará tiempo a terminarla, “está programado para eso pero si vemos que estamos apurados aumentaremos los equipos con más trabajadores para poder acabara tiempo”. En la actualidad se encuentran trabajando unas seis personas que, caso de ser necesario, podrían aumentar hasta diez.

Las jornadas que se van a hacer son tan intensas que ni siquiera pararán durante la semana de fiestas de Tudela aunque la zona donde tienen todas las casetas de obra se llene de los puestos de la feria.

La empresa Geopsa fue la adjudicataria de las reparaciones del cubrimiento por 552.000 euros, lo que suponía una baja del 44,45% sobre el precio de licitación inicial que era de 821.106 euros. Pese a ser una baja considerada temeraria, la mesa de contratación estimó la justificación estaba bien motivada por lo que, tras cumplir los requerimientos les adjudicaron los trabajos de reparación, siendo el plazo de ejecución de 86 días.

El Ayuntamiento de Tudela se vio obligado a meter esta obra en los presupuestos de 2016 para tener que aprovechar la fianza (más de 500.000 euros) devuelta por la anterior empresa, Marco Obra Pública.

AL DETALLE

Rehacer. El concejal de Urbanismo, Daniel López, señaló en febrero que “he visto las fotos y los informes de los técnicos y hay armaduras que no se cubrieron correctamente. Si ahora vamos a pagar, practicamente, el precio entero es porque hay que rehacerlo entero”.

Obra anterior. Los trabajos de la anterior empresa Marco Obra Pública debían haber acabado en enero de 2010 pero las discrepancias entre la obra acometida y el dinero que exigía la empresa acabaron en sanciones del Consistorio y en los tribunales. La sentencia estimó que esta empresa había incumplido “de forma reiterada” el contrato firmado, que no había seguido las indicaciones de la dirección de obra y que ésta no había sido “suficientemente exigente”.

Origen. El cubrimiento del río Queiles se realizó entre 1967 y 1970. Un informe en 2008 alertó de su estado y del “rápido incremento en la corrosión de las armaduras con menor recubrimiento que están próximas a desprenderse”.

Vía: Noticias de Navarra 

Comentarios