Había mucho que celebrar ayer en El Olmillo de Fitero. Se celebraba que la música volvía a inundar las calles de la villa termal de la mano de la txaranga Stropizio tras casi dos años de atronador silencio. Se celebraba que el Día del Calatrava ha abierto la campaña para captar socios y patrocinadores. 

Se celebraba que la tarde de ayer con paella, sol y café-concierto servía para rememorar el medio siglo que ha cumplido la refundación del club y del que fue testigo privilegiado el ayer homenajeado de forma póstuma Jesús Rupérez, socio del club durante más de 50 años.

También se celebraba el inicio de la nueva etapa del club bajo la presidencia de Javier Frías Alfaro, que junto a la directiva del CD Calatrava ha impulsado dos campus de fútbol base, ha lanzado un torneo interpeñas de fútbol 7, ha reforzado la cantera y ha apostado por el diseño de las nuevas camisetas rojillas.



Y en la tarde de ayer incluso se celebró un vibrante encuentro futbolístico que a punto estuvo de avinagrarse en una tangana final que no llegó a mayores. En el mismo, el Calatrava de Ángel Ruiz sumó su segundo empate en la Copa IMQ al igualar a 2 contra el Cirbonero 'B'. 

El conjunto local compensó su falta de rodaje grandes dosis de brega alentada desde el graderío y a punto estuvo de llevarse los tres puntos gracias a un espectacular zapatazo en la segunda parte de 'Ferni', autor de un golazo que fue finalmente fue nivelado en los instantes finales del derbi por el cuadro visitante. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours