El informe elaborado por el personal de la Biblioteca Yanguas y Miranda, enviado a Gobierno de Navarra y desvelado por e-Ribera.com ha supuesto un golpe demoledor para Alejandro Toquero, que ha renunciado a su defensa en la polémica por la no inscripción de la biblioteca pública tudelana en el concurso María Moliner.

La reacción casi unánime de la sociedad tudelana contra la postura de su alcalde podría condicionar la segunda mitad de la legislatura en la capital ribera. Y es que este asunto denota muchos aspectos que la oposición en Tudela denunciaba, en algunos casos sin poder probar. 

'Corneado'

La inesperada mayoría absoluta de Navarra Suma en Tudela en 2019, la entrada por la puerta grande en la ejecutiva de UPN en 2020 como miembro más votado y su guerra contra Gobierno de Navarra habían colocado a Toquero en la primera plana de la política navarra. 

Es cierto que su personalísima manera de dirigir la segunda ciudad de Navarra le ha granjeado múltiples polémicas. Y el alcalde, que tanto se arrima al toro sin que nadie de su equipo le dé un toque para advertirle que se va a quemar si no comprende que la política es una carrera de fondo, y no un sprint, esta vez ha salido 'corneado'. 

Este hecho ha sucedido sin que su numerosa cuadrilla lo pudiera evitar. Y volverá a suceder si no surgen contrapesos en el centro-derecha tudelano que le hagan comprender que es el alcalde de 36.000 personas, no de los 7.700 que le votaron. 

Dos maneras

Miles de tudelanos están felices por tener un alcalde que derrocha energías en recordar tradiciones, comenta en redes los resultados del Tudelano y el Ribera FS, inaugura obras, denuncia la marginación de Pamplona a la Ribera y carga contra María Chivite por pactar con los nacionalistas vascos. 

La oposición cree que Toquero es un "populista" que ha rebajado el nivel marcado por Eneko Larrarte, que, a pesar de los prejuicios ideológicos que existían contra él, actuaba en muchos aspectos como un tecnócrata.

Pero tanto los partidarios de Navarra Suma y como los críticos con Toquero admiten abiertamente que el alcalde de Tudela, al menos en esta ocasión, se ha equivocado. 

El papel de Gobierno de Navarra

La polémica se ha focalizado tanto en el despacho de la Alcaldía de Tudela que se ha soslayado el papel tibio de Gobierno de Navarra, que a través de su vicepresidente Javier Remírez apostaba por la "prudencia" y el "respeto institucional". 

Es cierto que en el Ejecutivo existe cierta contención respecto a Toquero para evitar que convierta los disensos en munición política. Pero el silencio público de Gobierno de Navarra respecto a la polémica del concurso María Moliner no deja de resultar llamativo. 

El PSN-PSOE, acomplejado por no regalarle esta vez el Gobierno a la derecha, parece creerse que detentar el poder es un fin en sí mismo en vez de utilizarlo para transformar la sociedad. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours