En Izquierda Ezkerra apostamos por una movilidad sostenible y menos contaminante para Tudela, pero que esté ajustada a la realidad de nuestra ciudad, y para ello la licitación del transporte urbano debe partir de un estudio de demanda, que a día de hoy no existente, como han reconocido tanto la empresa redactora del pliego como el concejal de servicios contratados. 

Únicamente se ha hecho un muestreo de viajes y recorridos, pero desde nuestro punto de vista eso no es suficiente, en un pliego de tanta importancia para la ciudad y con un coste muy elevado (seguramente por encima del medio millón de euros al año). 

Nos parece que lo anunciado por el equipo de gobierno y publicado en prensa no es real, porque en el momento presente la propuesta de flota de autobuses 100% eléctricos no es viable, ya que algunos de los vehículos que se necesitan para poder dar servicio ajustado a la realidad de las vías públicas y de demanda de Tudela son microbuses, y -hasta donde hemos podido saber- actualmente no existen en el mercado autobuses eléctricos de estas características. 

Las nuevas rutas a polígonos industriales y comerciales evitan el uso del vehículo privado, pero consideramos que su puesta en marcha es un asunto muy complejo por la diversidad de horarios de las empresas y por otros factores que influyen (lugar de residencia de los trabajadores y trabajadoras, frecuencias y tiempo del transporte a horas intempestivas…), por lo que es muy arriesgado plantearlas sin haber realizado previamente un estudio de demanda para conocer con detalle el número de personas potenciales usuarias en los diferentes horarios. 

Solo así y en colaboración con las empresas (adecuación y flexibilización de horarios, bonos de transporte...) se podrá plantear un servicio de transporte urbano que sea viable. Y desde nuestro punto de vista, debería tenerse también en cuenta la opinión de las asociaciones de comerciantes, para que el comercio local no se vea perjudicado. 

En relación a las rutas urbanas, no entendemos por qué no se recupera la ruta directa del barrio Lourdes al centro de la ciudad, que se eliminó en la época de los recortes; ni por qué no se plantean distintas frecuencias según franjas horarias, ajustando así mejor el servicio a la demanda (se han presentado unos horarios demasiado ajustados, lo que seguramente originará retrasos acumulados). Y desconocemos también si definitivamente se ajustan los horarios a los de las entradas y salidas de los centros educativos (algo muy demandado por las familias para la conciliación). 

En relación a las líneas roja y amarilla, que comunican la ciudad con el Hospital, dada la importancia del servicio que prestan y el volumen potencial de usuarios y usuarias, creemos que debería realizarse un estudio, en colaboración con el centro sanitario, para mejorar el servicio y potenciar el uso del autobús por parte del personal sanitario y del resto de posibles usuarios. 

A día de hoy, ni el tamaño de los autobuses, ni las frecuencias del servicio se ajustan a la demanda (horarios de entradas y salidas de los turnos de trabajo, horarios de visitas, fines de semana…). No olvidemos que el hospital es uno de los edificios de la comarca que mayor número de personas moviliza, muchas de ellas de Tudela, y que un buen servicio de transporte público evitaría contaminación y problemas de aparcamiento, y aumentaría la autonomía para las personas que no disponen de vehículo privado. 

En resumen, Na+ ha presentado una propuesta de transporte público que no es real, no se ajusta a las necesidades de Tudela y no se basa en ningún estudio de demanda. Una propuesta con poco contenido y muy poco trabajada y en la que las pocas novedades (líneas a los polígonos) no están suficientemente estudiadas. Una de las claves de la ciudad del futuro es la movilidad sostenible, y no podemos permitir que un asunto tan importante tenga un tratamiento tan pobre.

Marisa Marqués es concejala de Izquierda-Ezkerra en el Ayuntamiento de Tudela. 


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours