Alejandro Toquero (Na+) cumple hoy dos años como alcalde de Tudela y este bienio polémico se puede resumir en siete claves: 

1- Ruptura de consensos

Los consensos tejidos la pasada legislatura en el Ayuntamiento de Tudela, amén de la Mancomunidad de la Ribera y el Consorcio Eder, han saltado por los aires bajo el liderazgo de Alejandro Toquero. La oposición denuncia que está siendo marginada de forma sistemática, los sindicatos denuncian al consistorio tudelano por no negociar la confección de la Plantilla Orgánica y la mayoría de medios de comunicación riberos han protestado, de una u otra forma, por el trato que les dispensa Navarra Suma. 

2- Adiós a la austeridad y a las selecciones por concurso

La austeridad impuesta por los aires regeneradores del 15M han desaparecido de la mano de Alejandro Toquero, que se embolsa casi 49.000 euros anuales (casi el doble que Eneko Larrarte), ha fichado sin concurso abierto a una jefa de Gabinete gana casi 50.000, ha elevado casi un 30% el sueldo de la secretaria municipal (que era la que tenía UPN en su sede tudelana), ha disparado casi un 70% el gasto de personal eventual y ediles respecto a la anterior legislatura, y ha suspendido los presupuestos participativos. 

3- Borrando el legado del tripartito

La oposición cree que algunas decisiones tienen como interés borrar el legado del tripartito: el despido de Abel Casado en Eder sin una explicación pública convincente, la decisión de dejar de patrocinar el festival audiovisual Lo que viene, la de contratar a una empresa de catering que cobra más dinero que Villa Javier para proveer de comida al domicilio de las personas mayores adscritas a un programa de la Agencia Navarra de Autonomía y Desarrollo de las Personas... 

4- Partidismo y 'revillismo'

La guerra entre el Ayuntamiento de Tudela y Gobierno de Navarra tiene visos de cronificación quizás por el interés de Navarra Suma de promover la guerra cultural norte-sur que, en este caso, tiene además características partidistas. Es evidente que UPN Tudela ha invisibilizado sus innumerables problemas de gestión, pérdida de subvenciones o incapacidad para promover nuevos proyectos, con un 'revillismo' basado en la petición de una Carta de capitalidad sostenida por un informe inconsistente y por el deslucido apoyo de los alcaldes y portavoces regionalistas de la merindad. 

5- Guerra cultural

La guerra cultural ha sido densa: la intensa y estéril promoción de los espectáculos taurinos, las zancadillas al 8M con el Día del Árbol, los ataques a los ecologistas que critican el Polígono de tiro ("la naturaleza sabe defenderse" dijo Verónica Gormedino), la puesta en marcha de una EMOT que posibilita la construcción de un campo de golf público, la marginación del euskera en los folletos municipales, el arranque de carteles feministas colocados en la Plaza de los Fueros por parte de trabajadores municipales, la denuncia de una supuesta trama de empadronamientos irregulares en plena investigación policial, la falta de ayudas directas al sector cultural, los ataques desde la cuenta de UPN Tudela en Facebook a adversarios políticos, la suspensión del taller de arqueología de la iglesia de San Nicolás, la utilización de las redes sociales municipales... 

6- Fernando Ferrer

Fernando Ferrer ha sido uno de los grandes protagonistas de estos dos años por su relación empresarial con un contratista del Ayuntamiento de Tudela y la Mancomunidad de la Ribera destapada por e-Ribera.com, por la polémica resolución en la Mancomunidad de la Ribera sobre el concurso de limpieza viaria tras dos años de atasco, por las continuas denuncias por su supuesta "incapacidad" de gestión en todas las áreas que controla, y por la decisión de Toquero de quitarle competencias... que no sueldo (casi 50.000 euros entre Ayuntamiento y Mancomunidad). 

7- Toquero no dimitió

Alejandro Toquero se embolsó unas dietas que no debía cobrar y que tuvo que devolver... y no dimitió. El alcalde de Tudela compartió un mensaje en las redes sociales de la hija de una víctima de ETA que decía que Pedro Sánchez y María Chivite tenían "las manos llenas de sangre" por pactar con EH Bildu... y no dimitió. 

La nueva estrella de Navarra Suma, que estuvo presente en aquel célebre incidente de septiembre de 2020 que acabó con denuncia de la Policía Municipal de Tudela a un bar de la Plaza de los Fueros por recibir a clientes fuera del horario permitido, por ahora ni dimite ni practica la autocrítica. Ni tiene visos de practicarla. 


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours