LAB asegura que llevan constatando desde el inicio del Covid "la estrategia de las diferentes direcciones que consiste en cargar la resolución de esta crisis sobre las ya demasiado castigadas espaldas de las trabajadoras".

"Tras más de un año de pandemia, constatamos que no se están contemplando medidas que aboguen y defiendan los derechos de la plantilla, sino más bien al contrario: apoyándose en las instrucciones que se redactaron al inicio de la pandemia, concretamente las instrucciones 9/2020 y 10/2020, se está utilizando a la plantilla como meros números para resolver esta complicada situación", añaden. 

El sindicato achaca estos problemas "a la falta de planificación de los departamentos de personal. La pasividad de la consejería, unida a la actitud de las jefaturas médicas y de enfermería, están provocando que se produzcan unas consecuencias físicas y psicológicas sin precedentes. Por todo ello exigimos la derogación de estas instrucciones que no tienen sentido en la situación actual y más tras el fin del estado de alarma. Entendemos que estas instrucciones han sido utilizadas como una herramienta para salvar el caos organizativo que hemos vivido durante todos estos meses". 

Malas condiciones laborales

LAB asegura que no estar dispuesto "a tolerar las condiciones laborales que está soportando gran parte de la plantilla: desde jornadas vespertinas que impiden el descanso y la conciliación familiar, hasta cambios de turno y ubicación de puestos de trabajo por necesidades de servicio que no se rigen por criterios organizativos. Son cambios puntuales, reiterados e improvisados para hacer frente a las diferentes necesidades, sin que ello esté apoyado en ningún plan organizativo concreto". 

"La idea en la que se apoyan las direcciones de personal son las instrucciones instauradas durante el estado de alarma y que les permite tratar a las trabajadoras como marionetas; desde el personal facultativo, a enfermeras, a técnicos de cuidados, personal celador, administrativo, informático, de mantenimiento…", añaden. 

Y explican que "desde el inicio la pandemia y han sido numerosas las ocasiones en las que hemos denunciado la utilización de la contratación de forma arbitraria, habiéndose producido numerosas irregularidades, la denegación de permisos y el continuo cierre y apertura de servicios sin ninguna explicación. Esto deja bien a las claras que la pandemia le ha venido grande a casi todos aquellos que debía responder con eficiencia a la situación". 

"Conculcación de derechos de la plantilla"

También recuerdan que "desde el pasado mes de septiembre venimos exigiendo que se realice un plan de dimensionamiento de las plantillas que favorezca las condiciones de las trabajadoras, los descansos y el derecho a un turno estable que permita la organización básica de las vidas de las personas. Los gestores de Osasunbidea y su pésima organización, no han dado respuesta a estas peticiones". 

Y continúan: "Para afrontar los problemas han aumentado el reparto de productividades (solo para algunos) y se han dedicado al trasvase de personal a servicios que ellos consideraban indispensables dejando al resto en una situación inaguantable. Desde el sindicato LAB exigimos la derogación de las instrucciones 9/2020 y 10/2020, que se respete el derecho a vacaciones de la plantilla, que se vele por la conciliación familiar y que se corrijan todas las movilidades totalmente indiscriminadas y sin justificación que las direcciones están generando". 

El sindicato, por último, asegura que "asiste con preocupación a la conculcación de derechos de la plantilla, el cierre de servicios en el ámbito público y la vulneración del derecho a la conciliación familiar de todas las trabajadoras en una empresa, Osasunbidea, con más de un 80% de mujeres en la plantilla, que ven cómo los gestores ni quieren, ni saben, ni pueden apoyar la conciliación familiar y velar por la presión psicosocial que han sufrido durante este periodo". 


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours