La Asociación de Empresas de Economía Social de Navarra (ANEL) se convertirá de forma previsible en un nuevo miembro del Consejo General del Consorcio EDER, que celebra el próximo 28 de abril una sesión ordinaria. 

Esta organización presidida por Ignacio Ugalde, a pesar de no tener sede en Tudela, se convertirá en uno de los 'agentes privados' del organismo ribero y ocupará el hueco que dejó libre la Confederación Empresarial de Navarra (que tampoco tenía oficina en la Ribera). 

Estaba previsto que ANEL pudiera optar a integrarse en la Comisión Ejecutiva de EDER, tal y como señalan fuentes del organismo a e-Ribera.com. Pero la decisión de que acceda a la 'cúpula' se ha pospuesto ante las dudas que genera esta decisión entre algunos de sus miembros. 

Y es que ANEL, según algunas voces consultadas por este medio, "no tiene capacidad representativa" en la Ribera. Tampoco ha ayudado a su inclusión en la Comisión Ejecutiva que otros miembros del Consejo General de EDER, véase la asociación turística ribera ATURINA, también quieran optar al cargo. 

Cabe recodar que el organismo ribero firmó el mes pasado un protocolo de colaboración con ANEL. Sergio Villava, gerente de EDER y artífice del acuerdo, e Ignacio Ugalde rubricaron un convenio que permitirá que ambos socios trabajen "de forma coordinada y conjunta en el desarrollo del emprendimiento, la economía social y la innovación social".

Demandas, estatutos y pactos: el horizonte de EDER

Cuatro asuntos pueden marcar el devenir inmediato en el Consorcio EDER. Uno de ellos es la demanda del anterior gerente, Abel Casado, contra el organismo y su presidente Alejandro Toquero por despido improcedente. 

Otra clave será la obligada renovación estatutaria que acometerá el organismo ribero, que podría integrarse en el Ayuntamiento de Tudela para, sortear una regla de gasto que incumplió en 2019, y seguir optando a conseguir subvenciones europeas. Aunque sobre este proceso faltan por resolver algunas dudas en el plano jurídico y laboral (por los derechos que podrían perder sus trabajadores). 

La tercera incógnita será el devenir del propio Consorcio, que de la mano de Sergio Villava está manteniendo una línea de trabajo continuista respecto a la etapa de Abel Casado a pesar de la polémica decisión de relevar a la antigua mano derecha de Abel Casado, Eva Gurría, como coordinadora de proyectos (tal y como desveló e-Ribera.com). 

Y la última clave que está por resolver es la relación entre Navarra Suma y PSN-PSOE, que chocaron a cuenta del relevo de Abel Casado (que Toquero se vio obligado a posponer la decisión un año). Pero regionalistas y socialistas se pusieron de acuerdo para llevar a caso el proceso de selección del nuevo gerente (y el PSN-PSOE no se opuso al cambio del organigrama perjudicial para Gurría). 

Cierto es que el reciente choque entre Na+ y Gobierno de Navarra por la Carta de capitalidad de Tudela puede resquebrajar las hasta ahora buenas relaciones entre Alejandro Toquero y el alcalde ribaforadero Tirso Calvo (PSN-PSOE), encargados de la tutela del proceso de selección del nuevo gerente. 

Y es que Calvo (miembro del Consejo General de Eder) aseguró que la Carta de capitalidad "no toca" y arremetió con dureza contra Toquero: "No necesitamos un portavoz que se erige en representación de la Ribera sin ni siquiera haberse reunido nunca con el resto para dibujar estrategias de futuro para el territorio". 

Luces y sombras

Fuentes del Consorcio EDER aseguran a este medio que "en parte se está continuando con la labor puesta en marcha por Abel Casado, que dejó muchos proyectos abiertos y una salud económica muy buena. Al menos por ahora no se está regresando a la oscura etapa previa a 2015, en la que el organismo no era una herramienta eficaz para la comarca". 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours