Los alcaldes de Ribaforada, Arguedas, Murchante, Fontellas, Cabanillas y Milagro y los portavoces socialistas de Tudela, Cadreita, Corella, Valtierra, Fitero, Cintruénigo, Monteagudo, Buñuel. Cortes, Castejón, Cascante, Ablitas y Villafranca arroparon ayer por la tarde en la capital ribera a Ramón Alzórriz, que denunció la campaña del alcalde tudelano Alejandro Toquero en su paso por el Parlamento foral para pedir la Carta de capitalidad para su ciudad. 

El número dos del PSN-PSOE, en un acto organizado en el Hotel Tudela Bardenas, aseguró que estaba cansado "de escuchar mentiras de quien se erige como representante único de la Ribera", Toquero, y denunció la "falta de rigor político" de Navarra Suma por "utilizar a Tudela y a la Ribera" para confrontar a Gobierno de Navarra por intereses partidistas. 

Alzórriz llamó a los socialistas a "trabajar unidos a favor del desarrollo socioeconómico del conjunto de la zona" y aseguró que el Gobierno de Chivite ha destinado 75 millones en inversiones directas a la Ribera.

También recordó que durante el mandato de UPN, se paralizó la segunda fase del Canal de Navarra que dará agua a la Ribera y que el actual Ejecutivo ha desbloqueado la ampliación. También subrayó que desde 2019 hasta la actualidad, con el Gobierno de Navarra y el de España, liderados por el PSOE, han destinado más de 124 millones al TAP. 

Y anunció que el Gobierno foral va a invertir más de 28 millones de euros para desarrollar más de 17 obras en carreteras riberas. 

Exhibición de fuerza contra Navarra Suma

Alzórriz buscaba realizar una exhibición de fuerza contra Navarra Suma, que ha hecho bandera sobre la Carta de capitalidad. El parlamentario socialsita denunció "la imagen tergiversada que se está trasladando de esta zona por parte de algunos representantes políticos de Na+ que no todos".

"No es cierto que el Gobierno de María Chivite destine sólo el 0,1% de los Presupuestos de Navarra a la Ribera de Navarra. Tan sólo las cifras presupuestadas para Educación, Cohesión Territorial o Sanidad, supera con creces esos números", afirmó. 


Alzórriz afirmó que "desde el PSN-PSOE no vamos a avivar la confrontación entre las diversas zonas de la Comunidad porque trabajamos por la cohesión y vertebración de nuestra tierra. El partido, de origen municipalista, escucha las necesidades de las navarras y los navarros que le trasladan los alcaldes y portavoces porque a través de la coordinación de instituciones, independientemente del color político, es posible hacer una Navarra preparada para abordar los retos del futuro más próximo". 

Tirso Calvo se suma a las críticas contra Toquero y denuncia su falta de liderazgo en la Ribera

Tirso Calvo, alcalde de Ribaforada, cargó contra Toquero y aseguró que "no necesitamos un portavoz que se erige en representación de la Ribera sin ni siquiera haberse reunido nunca con el resto para dibujar estrategias de futuro para el territorio". 

"Nosotros apostamos por mejorar la financiación de todos los municipios de la Ribera; el alcalde de Tudela, a través de la Carta de capitalidad, sólo quiere una mejora para la ciudad. Y ahora, eso, no toca", añadió. 

Calvo pidió a Toquero "que deje a un lado el egoísmo político y la bandera de un solo color, y que escuche al resto de representes políticos para dibujar un futuro esperanzador de la Ribera". 


Toquero, enterado de las críticas, aseguró ayer en la presentación de la Fiesta de la Verdura que él nunca ha hablado en nombre de la Ribera y denunció que los socialistas eclipsaban con su acto al evento gastronómico y turístico que se ponía de largo en la tarde de ayer. 

Pero lo cierto es que ninguno de los dos grandes partidos parecían acordarse de otro asunto que ayer, también por la tarde y también en Tudela, cobraba visibilidad: la caravana de coches reivindicativa realizada por miembros del sector de la limpieza, que lleva dos años sin convenio por el bloqueo de la patronal. 

Abrazos y zancadillas: Na+ y el PSN en la Ribera

Alejandro Toquero, conocedor del acto de este martes liderado por Alzórriz, advertía anteayer en el pleno municipal tudelano que pronto íbamos a ver una fotografía promovida por el PSN-PSOE para "dividir la Ribera", hecho que para él es de una "tremenda irresponsabilidad". 

Debería comprender que esta es una reacción lógica ante su intento de 'cobrar la factura' de los riberos ante Pamplona. Y que el choque partidista norte-sur, desde que empezó la legislatura, ni mucho menos ha sido promovido por los socialistas.

Olga Risueño, de Izquierda-Ezkerra, resumía así la situación hace unos días en un artículo: "Alejandro Toquero manipula la información y la mueve en los medios y en redes, y nos quiere hacer creer que él y su equipo de Na+ (UPN, PP y Ciudadanos) están haciendo una gestión adecuada de los recursos públicos en Tudela y la Ribera, y también que él mismo es víctima de una campaña de sectarismo y mentiras orquestada por los grupos de la oposición". 

Ahora bien, es legítimo que Na+ denuncie los incontables incumplimientos programáticos del PSN-PSOE, que ha salido en tromba contra el mismo Toquero al que Tirso Calvo, ayer tan dolido, apuntala en el Consorcio Eder. 

Y contra el mismo UPN al que los alcaldes de Cabanillas y Fontellas avalan en la Mancomunidad de la Ribera. Y contra los mismos regionalistas con los que los socialistas, tan supuestamente ecologistas, llevan décadas firmando el pacto del Régimen en la millonaria y bélica Comunidad de Bardenas. 

La Ribera se ha convertido en un polígono de tiro electoral del bipartidismo navarro. El PSN-PSOE, gracias a su poderío estatal y autonómico y tras su cambio de postura, tiene solventes herramientas y argumentos para ganar la partida política. Eso sí, su credibilidad ganaría enteros si rompe con Navarra Suma en varias de las pistas políticas de la Merindad sur. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours