Miguel Aguirre Yanguas ha decidido en plena pandemia elevar los ingresos que obtiene a través del Ayuntamiento de Fitero: ni más ni menos que un 77%. Y Navarra Suma, que cuenta con mayoría absoluta en el consistorio ribero, apoyó ayer en el pleno trimestral fiterano sus pretensiones de pasar de cobrar 18.000 euros anuales brutos a ingresar 32.000. 

Aguirre Yanguas, que no anunció esta mejora de sus ingresos en el programa electoral de Navarra Suma, ha aducido que pasará a tener dedicación exclusiva en el consistorio fiterano tras pedir una excedencia en su puesto de trabajo. 

UPN y los sueldos

Resulta al menos curioso repasar la reciente obsesión de UPN Fitero de mejorar sus dietas y sueldos en el último lustro. El partido regionalista ha cambiado los ingresos de concejales y alcalde en cuatro ocasiones durante los últimos cuatro años. 

Cabe recordar que durante las legislaturas de Pachi Yanguas la partida de dietas que llega a través de Gobierno de Navarra, 30.000 euros para tal fin, se repartía de forma más o menos equitativa: 10.000 al alcalde y 2.000 a cada uno de los diez concejales restantes. 

Pero este reparto cambió con Raimundo Aguirre Yanguas, hermano del actual alcalde. Y es que en el verano de 2016, con UPN bajo mínimos, se decidió cambiar la convocatoria de los plenos regulares, que pasaron de ser mensuales a trimestrales. 

Este hecho repercutió contra los concejales de la oposición, en este caso la Agrupación Fiterana Independiente, que dejaron de sumar 10.000 anuales para pasar a sumar alrededor de 8.500 euros (los 1.500 restantes fueron a parar a manos del equipo de Gobierno). 

En febrero de 2017, ni corto ni perezoso, UPN cambió de nuevo en el pleno el reparto de dietas y colocó un límite de 3.000 euros por concejal. Este hecho favoreció a los ediles regionalistas y por primera vez dietas de alcalde y concejales sobrepasaron los 30.000 euros de Gobierno de Navarra (es decir, los miembros del pleno municipal comenzaron a 'costarle dinero' a los fiteranos). 

Raimundo Aguirre, otra vez, en octubre de 2018 (a apenas seis meses de las elecciones, un mes antes del regreso de su hermano a Fitero y quizás siendo conocedor de su retirada política a nivel municipal y de la cesión del testigo a Miguel), promovió otro cambio: estrenó sueldo, 18.000 euros brutos anuales, y decidió 'repartir' los 30.000 entre los diez concejales. 

Y Miguel Aguirre, tras menos de dos años como alcalde, ya ha decidido que es hora de pasar de embolsarse 18.000 euros anuales a ingresar 32.000 (que son casi 4.000 más de lo que cobraba la pasada legislatura el alcalde de Tudela, que no tiene 2.000 habitantes sino más de 35.000). 

Cambio de discurso

Hace quice días el alcalde de Fitero realizaba estas declaraciones en La Voz de la Ribera: "Vamos a empezar un Plan de Desarrollo Local. Eso implica que hay que sentarse mucho para pensar y pensar bien. A ver: las carencias de Fitero las conocemos todos. Pero no todas esas carencias pueden ser abordadas de una vez ya que nuestros recursos no son limitados, son limitadísimos". 

¿Ahora no son limitadísimos? ¿Qué ha cambiado en quince días para que los fiteranos con sus impuestos pasen a pagarle 14.000 euros más de los que cobraba? 



Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours