El concurso de limpieza viaria mancomunada para 17 localidades riberas sigue en el aire a pesar de haber sido adjudicado por diez años y 24,5 millones de euros a FCC, que gestiona la Mancomunidad de la Ribera. 

Ayer la Mesa y Junta de portavoces del Parlamento de Navarra aprobó que la alicaída Cámara de Comptos audite un proceso sobre el que existen muchas dudas por el presunto trato de favor que recibió FCC respecto a Cespaa-Acciona, que ha llevado el asunto al Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Navarra. 

El portavoz parlamentario socialista Ramón Alzórriz señaló ayer que pesan muchas dudas sobre el polémico gerente de la Mancomunidad, Fermín Corella: "No puede ser y nos parece un escándalo que dos de los tres técnicos que estaban deliberando y adjudicando ese contrato digan una cosa contraria a la adjudicación y uno, que es minoría, haya modificado informe para adecuarlo no sabemos a qué".

A Comptos 

El PSN-PSOE e Izquierda-Ezkerra habían pedido que se fiscalizase un proceso que, según explicó Alzórriz en noviembre, tiene "unas presuntas irregularidades que también destacó el Tribunal de Contratos de Navarra". 

Fernando Ferrer, presidente de la Mancomunidad de la Ribera, afirmó entonces que los socialistas buscaban exprimir "el beneficio político" sobre el concurso. La gestión de Ferrer, mano derecha del alcalde tudelano Alejandro Toquero, ha sido tildada de "oscurantista" por formaciones como el PSN-PSOE o Izquierda-Ezkerra. 
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours