Sustrai Erakuntza ha presentado su último informe, 'El nuevo boom de las energías renovables en Navarra. Situación, impactos y propuestas alternativas'. Este trabajo, según la fundación presidida por Pablo Lorente, surge "ante la necesidad que tiene la ciudadanía navarra de conocer las razones que hay tras el impulso a un sinnúmero de nuevos y grandes proyectos de energías renovables en nuestra comunidad. Proyectos que aumentarán los impactos que producen los que ya existen, y que se presentan como la respuesta ante el desorbitado consumo de energía que realizamos".

"En la actualidad, tenemos una Zona Media y Ribera de Navarra saturadas de polígonos de captación de energía eólica, que causan grandes impactos ambientales, en especial a la avifauna. Y sin embargo se siguen aprobando nuevos proyectos eólicos y solares en esas mismas zonas, muchas de ellas situadas junto a zonas protegidas donde los daños que realizan son mayores", subrayan. 

Según Sustrai, "las previsiones a futuro indican que la presión sobre los ecosistemas seguirá en aumento, dado que la planificación de Navarra, del Estado y de Europa coinciden en ese objetivo. Así, el Estado Español va a aprobar un plan energético para que en 2050 el 97% de la electricidad producida sea renovable, lo que implicará un enorme desarrollo de los grandes polígonos renovables. Esta planificación está produciendo ya una avalancha de nuevos proyectos, que supondrían duplicar la cantidad de electricidad que Navarra es capaz de producir con el viento, y además multiplicar por 10 el tamaño de los grandes parques solares fotovoltaicos que tenemos a día de hoy". 

"Es necesario el decrecimiento"

La fundación ecologista asegura que "las razones para este nuevo boom de las renovables hay que buscarlas en la insostenibilidad de nuestro consumo de energía. En Navarra los combustibles fósiles suponen el 80% del total de la energía primaria que consumimos. Se trata de energía no renovable, que está llegando a su máximo de posibilidad de extracción, y que produce un terrible efecto negativo sobre el clima". 

"Mientras, las energías renovables se producen mayoritariamente en forma de electricidad, que es el 20% de toda la energía final que consumimos. De este modo, para poder aumentar el uso de las renovables serán necesarios grandes cambios en procesos industriales, transporte, y otros sectores económicos, para que puedan funcionar con electricidad. Grandes cambios que posiblemente no serán suficientes para permitirnos continuar con el mismo consumo de energía que ahora hacemos", añaden. 

Sustrai asegura que "no es posible mantener un sistema económico como el actual, que precisa del crecimiento perpetuo para no entrar en crisis, en un planeta finito con recursos naturales limitados. Y la instalación de renovables supone una disminución en el consumo de combustibles fósiles, si, pero un aumento en el consumo de otros muchos minerales y materias primas. Todo indica que este Capitalismo Verde es un intento infructuoso de mantener a flote un sistema económico caduco, sin reparar para ello en el daño ambiental que se sigue produciendo, lo que se demuestra a lo largo del texto". 

La fundación asegura que no cree "posible continuar con este modelo, el Capitalismo, que necesita un aumento permanente del consumo y de utilización de materias primas y energía. Creemos que en los países del mundo rico es necesario una reducción en el consumo de todo, es necesario el decrecimiento. Y que por lo tanto necesitaremos un nuevo sistema socio-económico que sea compatible con este hecho y nos permita seguir teniendo una vida digna". 


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours