martes, 5 de mayo de 2020

Las cuatro claves del fichaje sorpresa de Toquero: Nieves Arigita







La izquierda tudelana ha sufrido su tercer sobresalto político en menos de un año. Recuerden que el 26 de mayo del pasado año Navarra Suma protagonizaba la sorpresa de la noche al recuperar Tudela... con una inesperada mayoría absoluta.

El equipo liderado por Alejandro Toquero aprovechaba la fragmentación del espacio ribero en los aledaños de la izquierda no identitaria y en la del nacionalismo vasco, escuderías ideológicas que vieron como los 1.200 votos tudelanos que sumaron Podemos, la CUP y Geroa Bai se quedaban sin representación.

Izquierda-Ezkerra, que pensaba que sumaría más concejales separada de Podemos (muy desangrado por sus constantes líos internos), se quedaba sin su principal alcaldía y se marchaba a la oposición a pesar de la regeneración que inyectó en el consistorio ribero.

La segunda sorpresa la protagonizó Eneko Larrarte, que en septiembre aceptó el puesto ofrecido por Geroa Bai para encargarse de la dirección general de Vivienda a pesar de que Izquierda Unida había firmado un acuerdo programático tras explicar que renunciaba aceptar puestos dentro del Gobierno de Navarra.

El exalcalde renunció al acta de concejal, descabezó la oposición y rompió el carnet de Izquierda Unida (muy decepcionada por su decisión, en parte porque en algunos ámbitos del partido se creía que podía ser el candidato idóneo para liderar el espacio de Unidas Podemos en las autonómicas navarras de 2023).

Y la tercera sorpresa la ha protagonizado Nieves Arigita, que lideró durante trece años la extinta delegación del Noticias. Esta periodista, avalada por un brillante currículum y por una independencia que quizás le cause problemas en un futuro inmediato, no entraba en ninguna de las quinielas que circulaban sobre la jefatura de Gabinete inventada por Toquero.

Las polémicas de Toquero

No solo la izquierda tudelana va de susto en susto. Y es que el alcalde durante este año escaso también ha salido trasquilado: en Eder, después de que e-Ribera.com destapase la operación; en el concurso público de la Mancomunidad, liderada por el controvertido Fernando Ferrer, que atacó a un periodista semanas antes de que el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Navarra sentenciase que el equipo liderado por el controvertido Fermín Corella había concurrido en "discrecionalidad técnica" a la hora de excluir una de las ofertas; y en plena crisis sanitaria, con voces como la de la exparlamentaria Ana Figueras, que criticó su "oportunismo desvergonzado", por, según ella, darse bombo en plena pandemia.

Repasemos las cuatro claves del fichaje mediático de Arigita, que ha eclipsado al de otra incorporación, Amaya Pérez Zardoya (periodista de denso bagaje que se convierte en la nueva directora gerente del EPEL Tudela-Cultura).

1- Viaje al siglo XIX

Alejandro Toquero ha vuelto a ser acusado de ningunear a casi la mitad de sus compañeros de pleno. Olga Risueño, portavoz de Izquierda-Ezkerra en el Ayuntamiento de Tudela, asegura que "después de escuchar al alcalde decir en el pleno que la oposición está informada de todo, tenemos que hacer público que hemos vuelto a enterarnos del nombramiento de estas dos personas por el Facebook del Ayuntamiento, a pesar de haber preguntado por este tema en numerosas ocasione a través de los cauces administrativos habituales: comisiones, juntas de gobierno, plenos, etc...)".

2- Gastos, ¿superficiales?, para gastos sociales

En la oposición tudelana, antes de conocerse los nombres de los fichajes, deslizaron la posibilidad de que Toquero utilizase estas dos incorporaciones para amplificar su campaña de autobombo. El alcalde tudelano, que cuenta con un muro de Facebook digno de estudio, ha decidido seguir con su apuesta y comprometer más de 100.000 euros anuales en estos dos puestos a pesar de que la crisis sanitaria quizás le debería haber invitado siquiera a replantearse esta doble operación.

Izquierda-Ezkerra asegura también que todavía no saben cuáles serán las funciones de Arigita y Pérez. Es evidente que la prioridad de gasto para el Ayuntamiento de Tudela, al igual que el resto de consistorios, debería ser que la ciudadanía sufra lo menos posible los estragos del tsumani económico que se avecina. Recuerden la situación de Villa Javier, que ha lanzado un SOS sin que Toquero se inmute.

3- Dedazo

La buena valoración de Nieves Arigita Yagüe y Amaya Pérez Zardoya en amplias capas de la sociedad ribera, y el hecho de que al menos la primera no encaje en el 'retrato robot militante de UPN' que había dibujado la oposición, no hace olvidarnos que UPN ha decidido volver al escenario anterior a 2015. Y es que Alejandro Toquero apuesta por el dedazo medieval como arbitrario juez que dictamina quién trabaja y quién se queda en el paro.

Larrarte demostró que se se podían hacer las cosas de forma más democrática en el concurso que se abrió para encontrar al gerente de Eder. El proceso lo ganó Abel Casado, que superó a otros 145 candidatos por méritos (valoración de currículum, entrevistas personales, test de personalidad y pruebas de desarrollo en torno al Consorcio).

4- Duplicando costes en los puestos de libre designación

Apunta Fermín Pérez-Nievas en el Noticias que "con los 4 nuevos directores de área (49.415 cada uno), la secretaria (35.000), la jefa de gabinete (49.415), el jefe de policía (53.800) y la directora gerente de Castel Ruiz representa el mayor número de puestos de libre designación que ha habido en Tudela, ocho. Si en 2019 el coste de estos puestos rondaba los 233.000 euros, en 2020 la cifra superará los 400.000 euros".

Leer más: Así tiró Tudela 715.000 euros en siete meses. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario