jueves, 2 de enero de 2020

Valtierra dispondrá de un nuevo tanque de tormentas para evitar inundaciones







El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la empresa pública NILSA, ha adjudicado a Lacunza Hermanos S.L. la mejora del tanque de tormentas que regula el exceso de aguas en caso de lluvias cuantiosas. La actuación cuenta con una inversión de 500.356,77 euros y el comienzo de los trabajos está previsto en el segundo semestre de 2020, con finalización para la primavera de 2021.

El tanque de tormentas, o aliviadero, es un depósito que regula y retiene el agua de las lluvias procedente de los colectores, para reducir el riesgo de inundaciones retrasando el repentino aumento de caudal. También realiza una primera depuración de las pluviales que pudieran contener vertidos tóxicos.

La infraestructura actual consiste en unas balsas de regulación que tienen una capacidad insuficiente para recoger toda el agua en épocas de mucha lluvia. Hasta la balsa llegan dos vertidos: desde el lado oeste de Valtierra se conecta un colector de PVC de medio metro de diámetro, con la mayor parte del vertido del casco urbano; otra tubería de la misma dimensión conduce el vertido de la zona sureste de la localidad. Además, la estructura requiere un sistema de limpieza manual, lo que en ocasiones provoca molestias a la población de Valtierra.

El proyecto contempla la construcción de un nuevo tanque de hormigón armado ubicado en el mismo lugar que el actual. El nuevo recipiente tendrá unas dimensiones de 32 por 27 metros con una capacidad de almacenamiento de 1.100 m3. El tanque se regulará con una válvula que no requiere el uso de energía eléctrica para su vaciado y limpieza.

Tras estudiarse varias alternativas para automatizar la limpieza del tanque, se ha optado por un sistema de basculantes. Se trata de unos balancines que se llenan de hasta 900 litros de agua por metro y descargan ese caudal a un lado y otro, alternativamente. El flujo de agua arrastra los restos que han quedado dispersos en el tanque una vez que se ha vaciado el agua y posteriormente se retiran.

Mejora de la infraestructura

La depuradora de aguas residuales de Valtierra-Arguedas se construyó en 1992. Recogía los vertidos de ambas localidades mediante un bombeo general y un sistema de tratamiento de lagunaje extensivo.

En 2004 se realizó una reforma integral. Se dotó a la estación de un sistema de tratamiento biológico con un filtro y dos niveles de decantación, además de un tratamiento avanzado de fangos. También se instaló un equipo adicional de bombeo para minimizar los alivios ocasionales hacia el cauce del río.

Asimismo, se reguló la salida de agua de Valtierra, con una limitación de 30 litros por segundo a través de una válvula para no atascar las canalizaciones. En episodios con abundantes lluvias, el exceso de caudal se recoge en unas balsas de regulación que ahora se ha visto necesario mejorar, por lo que se sustituirán por este nuevo tanque de tormentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario