miércoles, 8 de enero de 2020

Lectura recomendada: 'Los promotores del 36 en Navarra'








Los promotores del 36 en Navarra
El Somatén pamplonés en la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930)

Aitor Pescador Medrano 2019

La brutalidad del 36 y los cuarenta años de miserable dictadura franquista han hecho olvidar sus antecedentes históricos. Se habla de «Dictablanda», como si las detenciones, ilegalizaciones y muertes de ese periodo no fuesen nada comparado con lo del 36. En España hubo en el siglo XX dos dictaduras, no una.

El autogolpe de Primo de Rivera, con la anuencia de Alfonso XIII, significo? el último intento de mantener a través de la represión a una monarquía corrupta hasta la médula. So pretexto de salvar la unidad de España, las elites del país se beneficiaron de un modelo político en el que eran las grandes privilegiadas. El modelo seguido por el dictador era el fascismo mussoliniano, por medio de un partido político único y una fuerza encargada de colaborar con los militares y la policía. Así nació la Unión Patriótica y se revivió el Somatén, una organización paramilitar con antecedentes en la Edad Media catalana.

Las élites se sumaron con profunda ilusión al proyecto de la dictadura. Conocidos apellidos aparecerán en los listados de la Unión Patriótica y el Somatén. Así entraron en la escena política un buen número de miembros de poderosas familias navarras. Desde el Somatén se controló Pamplona y a su ciudadanía, recopilándose información sobre quienes eran sospechosos de republicanismo, izquierdismo o nacionalismo vasco. Igualmente, se trataba de tener controlados a grupos moralmente mal vistos: homosexuales, ateos, etc., etc.

La dictadura de Primo de Rivera cayo? en el descrédito y llego? la Segunda República. La oligarquía que había participado en el Somatén o la Unión Patriótica tuvo los instrumentos para desatar el golpe de julio de 1936 y recuperar el dominio político para desembocar en otra dictadura de cuarenta años. El Somatén fue una forma de cohesionar a las elites de Pamplona en torno a un modelo paramilitar con toda una liturgia de desfiles marciales, insignias, misas castrenses, adquisición de armamento, confección de listas de futuras víctimas y preparativos del brutal golpe a la ciudadanía democrática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario