lunes, 9 de diciembre de 2019

Informe sobre la dificultad de transportar mercancías en el TAV navarro







La fundación Sustrai Erakuntza ha realizado un completo documento de análisis de las problemáticas a las que se debería enfrentar el Tren de Alta Velocidad en Navarra (TAV, también conocido como Tren de Altas Prestaciones, TAP) para poder transportar mercancías. Se trata de problemas compartidos con el resto de vías del mismo tipo existentes en todo el Estado Español, las que utilizan los trenes AVE para el transporte de pasajeros en largas distancias y Alta Velocidad.

Este proyecto en Navarra es una nueva infraestructura sin ningún sentido logístico, dado que no aporta mejoras a las comunicaciones ferroviarias que ya disponemos. Se trata de un corredor paralelo al que actualmente existe, y que por lo tanto conecta las mismas ciudades y regiones con las que ya disponemos de conexión ferroviaria.

Los diferentes gobiernos están impulsando esta infraestructura utilizando el argumento de la modernidad, indicando que transportará tanto viajeros como mercancías. Sin embargo, en el informe que hemos realizado se comprueba como es muy complicado que se puedan transportar una cantidad significativa de mercancías en las vías de Alta Velocidad, a no ser que sea mera paquetería. Si a ello le añadimos la poca virtualidad en la captación de trafico de viajeros, al encontrarse nuestro corredor en una zona que no conecta grandes núcleos urbanos, se puede observar como nos encontramos ante un grave destrozo ambiental, realizado sin ninguna justificación socio-económica.

Las vías del TAV navarro no llevarán mercancías, así lo indican importantes actores del sector económico y del transporte. Como, por ejemplo, la CEOE cuando en su memorando sobre el Sector del Trasporte afirmaba que este tipo de líneas “no son en ningún caso líneas fiables ni acordes para transportar mercancías". O directivos del Centro Español de Logística, cuando afirman en múltiples conferencias que si el TAV llevara mercancías, “el coste de mantenimiento sería brutal".

Pero resulta que el propio documento original de este proyecto en Navarra lo planificaba como de trafico exclusivo para viajeros en Alta Velocidad. Algo que reconoce el informe realizado por la Cámara de Comptos, que indica que las previsiones de gasto para los proyectos realizados por los diferentes gobiernos para el TAV navarro se han realizado “sin contemplar el diseño para tráfico de mercancías”.

Mientras, documentos de análisis de la realidad ferroviaria navarra afirman que el ferrocarril convencional tiene un gran potencial, porque puede mejorarse ampliamente con la duplicación de la vía única actual. Esta actuación sería mucho mas económica que la construcción de una nueva infraestructura, como afirma el informe de Sener; y seria capaz de transportar muchos mas trenes que la actual, sin llegar fácilmente a saturar su capacidad, como informa la ingeniería Teirlog. Así mismo, el propio Consejo de Dirección del Consorcio de Alta Velocidad Comarca de Pamplona ha podido conocer en junio de 2017, como las mercancías de la empresa Volkswagen del polígono de Landaben seguirán siendo transportadas a través de las vías del tren convencional.

De este modo, nos encontramos como en nuestra comunidad se está llevando a cabo un atropello ambiental y económico. Se está construyendo un nuevo corredor de Alta Velocidad, cuando no podrá transportar un número de viajeros suficiente para alcanzar su rentabilidad, y tampoco llevará mercancías. Y se desaprovecha la oportunidad de mejorar la vía actual, con un coste ambiental y económico mucho menor. Un autentico despropósito.

Mientras tanto, las diversas crisis en las que nos estamos adentrando, la crisis climática y la de agotamiento de recursos energéticos, obligan ambas a buscar una salida urgente al transporte, abandonando los combustibles fósiles y utilizando para ello energías renovables. Algo que tan solo puede realizar con eficiencia y eficacia el tren convencional, que no precisa baterías para almacenar la energía eléctrica. Esto nos obliga a desplegar con la mayor urgencia posible una red de transporte por ferrocarril en todo el territorio.

Sin embargo, los esfuerzos que realizan las diferentes administraciones, tanto la Estatal, como el Gobierno de Navarra, o instituciones locales como la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, van en la dirección contraria. Todas ellas están impulsando infraestructuras que restringen la capacidad del tren convencional en Navarra para el transporte de viajeros y mercancías. Los dos primeros gobiernos a través de su impulso del Tren de Alta Velocidad, dado que el dispendio económico necesario para su construcción retrae las partidas necesarias para el mantenimiento y mejora del tren actual, como se ha visto en el informe. Y la tercera, la entidad que engloba a las administraciones públicas de la Comarca de Pamplona, gracias a su empeño por utilizar los terrenos que estaban destinados al transporte intermodal en la Ciudad del Transporte, para construir en su lugar una compleja y cara planta de tratamiento de residuos.

Es necesario que caminemos ya hacia modelos de movilidad mas sostenibles, que puedan estar impulsados por energías renovables, que hagan un consumo moderado de las mismas, y que potencien la movilidad local. Todas estas condiciones las cumple a la perfección el ferrocarril convencional. Es por tanto este el modelo que tenemos que potenciar en nuestra comunidad de manera urgente, y no continuar con la construcción del caro e insostenible Tren de Alta Velocidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario