Los 7 aciertos y errores de Javier Esparza con Navarra Suma





"Estos son mis principios. Si no te gustan, tengo otros. #NavarraSuma". Con este mensaje el exlíder de Ciudadanos en Navarra, Diego Paños, advierte el pacto. No parece que él ande sobrado de principios, recuerden el escándalo de 2015 que dejó a los naranjas sin diputado y que posibilitó el cambio, pero el mensaje podría ser atinado teniendo en cuenta el pacto tejido por UPN en la Comunidad Foral.

Los regionalistas aprovechan la debilidad y la escasa implantación de los partidos del centro-derecha  madrileños en Navarra, que, o son extraparlamentarios (Vox y Ciudadanos) o que lo iban a ser (PP). Repasemos las derivadas de la plataforma Navarra Suma.

Los 7 aciertos de Esparza

1- El acuerdo con el PP, aliado de UPN en las estatales desde 1982 y de las autonómicas entre 1991 y 2007, hace que Esparza recoja los votos que se le iban a ir al desagüe a Ana Beltrán. Tanto para UPN.

2- Con esta serie de acuerdos UPN marca al fin agenda y ha obligado a sus adversarios a tomar una posición defensiva, resucitando Cambio-Aldaketa. Esperemos que algunas fuerzas de la izquierda lo hagan con más entusiasmo que en 2015.

3- Un debate que les interesa: a UPN le interesa embarrar el partido: ni la vascofobia ni la memoria histórica sirven de nada, y con la gestión se dan de bruces con la buena trayectoria económica del 'cuatripartito'. Por eso se ponen en modo 155 y demuestran que han tirado cuatro años de oposición a la basura.

4- Tour mediático: UPN ha conseguido que Diario de Navarra y Navarra TV le apadrinen los acuerdos y Esparza se ha hecho un tour mediático por RNE o COPE sin preguntas incómodas sobre su falta de liderazgo.

5- La apuesta de Navarra Suma es alcanzar más escaños que las cuatro fuerzas del cambio para forzar al PSN a una abstención. Ferraz normalmente se asusta con el mantra de "Navarra, cuestión de Estado" y que el PP no sea una fuerza de Navarra Suma está pensando para acercarse al PSN. El problema, esta vez, puede ser que Santos Cerdán no los traga y que ahora tiene mando en Ferraz.

6- La factura de UPN es mínima a nivel de listas: si la plataforma consigue 19 diputados, hasta 14 podrían ser de su escudería. Ciudadanos se queda dos puestos de salida, el 19 y el PP cuela otros dos. Los populares a cambio podrían sumar a un diputado del Congreso a cambio de un senador, UPN cedería una voz en la Cámara Baja y Ciudadanos arañaría un senador de alcanzar los números que ellos esperan.

7- La debilidad interna de Esparza se podría tapar con una leve capa de maquillaje, aunque un tortazo de Navarra Suma sería su final de carrera y llevaría a UPN al precipicio y a la refundación o la desaparición. Y podrían hacerlo con la caja vacía, porque Ciudadanos se llevará la mitad de los ingresos de Navarra Suma.

Los 7 errores de Esparza 

1- El pacto con Ciudadanos desnaturaliza a UPN y el idilio apenas ha durado 24 horas: Luis Garicano ha anunciado que derogarán el Régimen Foral y Esparza dice que romperán el pacto si advierte que los tiros van por ahí. UPN ya vio como Casado se marchaba a provocar a Alsasua junto a Inda unas horas después de firmar. Sus socios evidencian que vuelan por libre (Cs se apresuró a filtrar el acuerdo a la prensa) y que con este pacto se quitan de encima el 'marrón navarro', pero que arrimarán el hombro poco. La foto ya está quemada.

2- Sergio Sayas, que habló del "mangoneo" del PP en España, quiere liderar Navarra Suma al Congreso, tal y como adelantó Moncloa.com el mes pasado. El pacto puede quedar en un brindis al sol: UPN se jugará solo el partido, por mucha sopa de siglas que logre aglutinar con dos partidos sin estructura en la Comunidad Foral.

3- UPN, que ha sido primera fuerza en todas las elecciones forales desde 1991, pierde sus siglas por primera vez en cuarenta años y podría pagar el invento.

4- ¿Y en Madrid? Al Congreso, de lograr tres diputados, irán dos de UPN y uno del PP, el tercero. Al Senado, de lograr otros tres, irá uno de UPN (Alberto Catalán), otro del PP y otro de Ciudadanos, que tendrá el primer puesto. Es decir, los regionalistas aun mejorando sus resultados perderán voz en Madrid: de los tres representantes actuales podrían pasar a dos o incluso a uno, si hay debacle en el Senado. Aquí pagan la factura.

5- La campaña bajo la mesa es que Vox, al igual que hicieron en 2015, no se presente. Craso error: el partido de Abascal ha demostrado en Andalucía que saca agua de las piedras y que consigue recuperar para la extrema derecha un voto desmovilizado. ¿Cree Esparza que Navarra Suma alcanzará así 25 diputados? Fiar su apuesta al PSN es demasiado riesgo.

6- UPN ha cedido el carril central a Geroa Bai, encantado con el viaje al monte de los regionalistas. Uxue Barkos puede aprovechar este cordón sanitario, una especie de CEDA foral o Estado de guerra imaginario que está evidenciando el nerviosismo de Esparza por las pésimas previsiones que sufre.

7- Un partido como Centristas de Navarra, que en principio no iba a tener demasiado protagonismo, lo cobra ahora porque UPN se vende a Madrid y no hay nadie que desde Pamplona defienda el Fuero para el centro-derecha. Veremos.

Leer más: El error histórico de Javier Esparza con Ciudadanos. 











Comentarios