Las contradicciones de UPN sobre la reapertura del tren Castejón-Soria








UPN preguntaba en mayo del año pasado al Gobierno de Navarra por el intento de reapertura del tramo ferroviario Castejón-Soria, impulsado por la Diputación y el Ayuntamiento de la localidad castellanoleonesa. El partido regionalista consideraba que "la apertura del tramo podría ser una buena oportunidad para el desarrollo de actividades empresariales, turísticas, culturales, etc., de las localidades por las que discurre" y añadían que "esta vía de comunicación que durante muchos años tuvo transito ferroviario es una nueva y buena oportunidad para el desarrollo de actividades empresariales, turísticas, culturales, etc. de las localidades por las que discurre tanto navarras como no navarras".

Es al menos curioso que UPN vea con buenos ojos su reapertura y sin embargo se muestren en contra dos de los alcaldes del partido cuyas localidades saldrían beneficiadas por esta reapertura. Es el caso de Raquel Garbayo. La alcaldesa de Cintruénigo explica hoy en Diario de Navarra que está en contra del proyecto porque las vías están cercanas al Colegio y "parten el pueblo en dos", mientras que Raimundo Aguirre, alcalde de Fitero por UPN, dice que no ve el proyecto "ni cercano ni viable", como si él no hubiese apoyado otros proyectos poco viables para el estado como el Cuartel de la Guardia Civil. Se da la paradoja de que ambos piden que se acelere la construcción del enlace de la autovía A-15 que conecte Navarra con las cercanías de Ágreda y Matalebreras, proyecto que deja en fuera de juego a Cintruénigo y Fitero.

Por último Gorka García Izal, alcalde de Corella, dice que su prioridad es el de la creación de un tramo de pruebas para Adif, y David Álvarez, alcalde de Castejón, se muestra favorable a la reapertura porque "vertebra territorios" y ayuda a generar empleo, a mejorar la economía y a frenar la despoblación.

Comentarios