¿Enemigos del euskera?











Parece absurdo pensar que una lengua pueda tener enemigos y menos una lengua preindoeuropea, como nuestro euskera, que es además parte importante de nuestra identidad de navarros. Lengua valorada por infinidad de lingüistas de todo el mundo; la lista de lingüistas extranjeros alargaría demasiado el artículo. Parece que contra algún enemigo del euskera en su tiempo, la Diputación emitió un documento externo el día 11 de enero de 1896 en el que afirma que el euskera es un tesoro que debemos conservar los navarros, insiste en la importancia de que los maestros de Navarra dominen la lengua y añade literalmente: “En Alemania, Austria, Hungría, Holanda, Inglaterra y Francia escudriñan los sabios los secretos del vascuence, describen su organismo y discuten acerca de sus afinidades y parentescos”. Hoy los enemigos los tenemos dentro de Navarra. Se ha llegado estos días a tachar la denominación en euskera en las señales de las entradas a nuestro Viejo Reino. No se dan cuenta de que el euskera está en nuestras vidas. Por ejemplo, pudieran ser mil los nombres en euskera de los equipos de fútbol, solo pongo tres: Osasuna, Oberena, Anaitasuna… Trabajo tendrían para tachar los nombres en euskera de tantos equipos de nuestros pueblos. Por suerte el euskera va adquiriendo el espacio que ocupó en tiempos pasados. Una lengua sirve para expresarse y dos lenguas ayudan a dominar una tercera. ¿Tenemos hoy más enemigos que en 1896? ¿Puede haber personas que ataquen nuestra propia identidad? ¿Son enemigos de Navarra o simplemente unos incultos?

Antonio Urra, NOTICIAS DE NAVARRA

Comentarios