Evolución del escudo de Navarra










Mucho se habla últimamente de la bandera y el escudo de Navarra. Estamos de acuerdo en que encierra, además de sentimiento, una profunda historia, pero… ¿realmente la conocemos?

Habría que empezar diciendo que el origen concreto no está nada claro: estrella vascona de ocho puntas, crismón cristiano, símbolos solares… El momento inicial de la utilización del color rojo tampoco. Sin embargo, lo que sí parece definitivo es que fueron los Teobaldos en el siglo XIII quienes primero adoptaron el emblema que, con sus cambios, ha llegado hasta nuestros días. El anterior a Teobaldo I fue Sancho el Fuerte, quien empleó el famoso águila negra o arrano beltza.

De gules (rojo), carbunclo cerrado pomelado de oro, una esmeralda sinople (verde) en forma de losange en abismo y timbrado de una corona de tres florones. Las intersecciones en los trazos son pomas. Éste es el escudo que aparece en el libro de armería del Reino de Navarra (s XVI).



Libro de Armería

De tiempos bastante posteriores son las primeras apariciones de cadenas en el escudo, que se atribuyen a la batalla de las Navas de Tolosa de 1212. Aquí hay teorías enfrentadas en torno a cómo se produjeron los acontecimientos que darían para extendernos. Lo cierto es que hubo un momento en que este escudo de carbunclo pomelado ‘mutó’ y que las barretas y pomas se convirtieron en cadenas. ¿Cuándo? polémica de nuevo. Parece que no hay escudo con cadenas documentado hasta bien entrado el siglo XVI, es decir, no antes de la conquista de la Alta Nabarra en 1512. Otros sostienen que en el siglo XV se referencia ya a las cadenas del escudo en algunos textos. Todo esto da lugar a múltiples interpretaciones.

Pasan los años, pasan los siglos y llegamos al XX. Al calor de los acontecimientos del siglo anterior – mediante la Ley Paccionada de 1841 el Reino de Navarra deja de existir como tal para pasar a ser considerada sólo ‘provincia foral’, perdiendo casi todos los beneficios forales y definitivamente su soberanía que pasa a ser española. Por otro lado, en 1.893 el ministro Gamazo intenta eliminar la autonomía fiscal, lo cual provoca el levantamiento de la población (la gamazada) – y en vísperas de la celebración del VII centenario de la batalla de las Navas de Tolosa, la Diputación Foral decide en 1910 encargar el diseño de una bandera oficial a Arturo Campion, Herminio de Olóriz y Julio Altadill, eruditos y con mucho nombre en el panorama cultural vasquista y político de la época. Se basan para ello en el escudo con cadenas y timbrado con corona borbónica. Como color de bandera, siguiendo la tradición internacional sobre heráldica, se elige el mismo que el del fondo del escudo, el rojo.

Los cambios que se produjeron a partir de los años 30 en el escudo fueron básicamente la supresión de la corona durante la II República española, el retorno de ésta y la incorporación de la cruz laureada de San Fernando tras el golpe franquista y ya en los años 80 la supresión de dicha laureada.

Actualmente, por tanto, tenemos un escudo ‘inspirado’ en el original de Teobaldo I, pero con cadenas – en lugar de barretas y pomas -, en cuyas intersecciones de tramos se mantienen las juntas abiertas que incorporó el Régimen de Franco, y corona borbónica culminada con cruz – en lugar de la de los reyes de Navarra -.

Juzguen ustedes.

Parte de la info extraída de diversas fuentes. Las más utilizadas www.nabarlur.com.es y Diario de Navarra.

https://nafarrak.wordpress.com/2017/06/06/evolucion-del-escudo-de-navarra/

Comentarios