En defensa de la autonomía municipal










La bochornosa intromisión por parte de la delegada del gobierno, Carmen Alba, en la última sesión plenaria del Ayuntamiento de Corella, 12/04/2017, entregando una citación mediante la guardia civil de Cintruénigo, en la que avisaba de las consecuencias legales que podía tener aprobar una moción que defendía colocar la bandera Republicana en el balcón consistorial cada 14 de abril, nos parece una vulneración del principio de libertades democráticas y políticas recogidas en la constitución de 1978.



Es una injerencia al amparo de la legislación que defiende la autonomía que a los Ayuntamientos corresponde, las decisiones tomadas por su pleno, así como cuantas resoluciones emanen de él, y del resto de órganos municipales, junta de portavoces, alcaldía, junta de gobierno, etc. (Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases del régimen local)



La delegada del PP en Navarra actuó con criterios más políticos que jurídicos, puesto que la moción ni se había debatido ni votado, por lo tanto aún no tenía acuerdo dentro de la institución que representa la voluntad política de la mayoría de l@s Corellan@s, como es el Ayuntamiento, personificada en sus portavoces elegidos libremente en las urnas.



Esta figura anacrónica heredera de los antiguos gobernadores civiles, y que nadie elige, nos da la sensación que tiene que demostrar aquí, quién manda y con qué ideología, y nos retrotrae a la situación de ese símbolo político de clandestinidad y persecución política, denostando un hostigamiento a la bandera tricolor que ni es ilegal ni anticonstitucional, y tampoco afecta a la legislación de las banderas oficiales; parece que hay temor a lo que significa, como es el reconocimiento, la reparación y restitución de los represaliados de 1936.



El Ayuntamiento debería emitir un comunicado recalcando y denunciando, -como así requerímos y consta en acta de la sesión plenaria- cuantos entrometimientos contrarios a su autonomía municipal se produjeran por parte de la delegación del gobierno interfiriendo en los asuntos municipales o decisiones y resoluciones tomadas por el Consistorio.



En parecidos términos a esta moción, y coincidiendo en la colocación de la tricolor, AMI-CDE presentó hace un año, una proposición que nos fue, para nuestra sorpresa, rechazada hasta incluso por quien la sugiere ahora, ACI, aduciendo en ese momento que llegaba “tarde”, y esgrimiendo que ya se estaban dando pasos para tomar medidas en el terreno de memoria histórica a través de una comisión técnica; hasta hoy, no conocemos nada del dictamen de estos técnicos, y lo hemos reclamado varias veces, sobre las reminiscencias del franquismo en nuestra ciudad. Nuestra moción fue oportuna, sencilla y sincera, de acuerdo con nuestra condición de ser una candidatura de izquierdas y progresista, sin avergonzarnos de pedirla a pleno; el acomodo de ésta en la fachada del Ayuntamiento, ni siquiera en los mástiles oficiales, era un acto puntual para ese día.



Como comentamos en ambas mociones, somos conscientes de la ilegalidad de colocarla junto a las banderas oficiales, así lo exponía él informe de la secretaria del Ayuntamiento también, pero estábamos convencidos que si hay voluntad se dan fórmulas diferentes para mostrarla sin incumplir la legalidad, como se hizo en diferentes municipios del Estado.




Miguel Goitiandia Berasategi




Representante de la Asamblea Municipal de Izquierdas – Corella Decide Erabaki

Comentarios