La Corte Penal Internacional estudia encausar a Aznar por crímenes de guerra











El exprimer ministro británico Tony Blair admitió este miércoles que las pruebas que proporcionaron los servicios de inteligencia para justificar la guerra de Iraq en 2003 estaban equivocadas y pidió disculpas por las consecuencias de su decisión de iniciar el conflicto. Sin embargo, asegura que el mundo está “más seguro” después de la invasión y que volvería a tomar la decisión de atacar.

“La información de inteligencia que se produjo en el momento de la guerra resultó ser errónea y las consecuencias resultaron ser más hostiles, prolongadas y sangrientas de lo que habíamos imaginado”, declaró Blair en una comparecencia pública tras la divulgación del informe oficial en el Reino Unido sobre la invasión de Iraq.

“Por todo eso, expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de las del que ustedes puedan llegar a conocer o creer”, afirmó Blair, aunque siguió justificándose al sostener que “si se hubiera dejado en el poder a Sadam Husein, el presidente iraquí habría supuesto una amenaza para la paz mundial”.

Blair asegura que acepta “toda la responsabilidad” sobre los errores a los que apunta el llamado informe Chilcot, que sostiene que el Gobierno británico se unió a la invasión de Iraq en 2003 sin que todas las opciones pacíficas hubiesen sido agotadas y subestimando las consecuencias de la guerra.

“Sé que hay personas que nunca lo olvidarán ni me perdonarán por aquella decisión y que piensan que la tomé de manera deshonesta. Pero, como deja claro el informe, no hubo ninguna mentira”, continuó con sus justificaciones el antiguo jefe del Gobierno británico.

El político laborista aseguró que “no había ningún compromiso secreto para ir a la guerra” y que tomó la decisión “de buena fe”. “Sabía que era una decisión impopular”, dijo Blair, que recalcó que la tomó porque pensaba que “era correcta” y que el coste en vidas humanas “iba a ser mayor a largo plazo” si decidía no intervenir.

El informe Chilcot refleja que en abril de 2002, meses antes de la invasión, Blair le trasladó al entonces presidente de Estados Unidos, George Bush, su intención de apoyarle “en cualquier circunstancia”.

En ese sentido, Blair sostuvo este miércoles que “no había ninguna prisa por ir a la guerra” y negó que en aquel encuentro con Bush se comprometiera a brindar apoyo militar para una misión en Iraq.

A pesar de que la investigación oficial sobre la guerra concluye que el ataque no era el último recurso antes de renunciar a una solución pacífica, Blair aseguró que en aquel momento “tenía que tomar una decisión”.

“Pensé en Sadam y su historial, en el carácter de su régimen. Pensé en nuestra alianza con América (EEUU) y su importancia para nosotros en el mundo posterior al 11 de septiembre”, argumentó.

Contradiciendo las conclusiones del informe, Blair sigue creyendo que “fue mejor sacar a Sadam Husein” y asegura esta “no es la causa del terrorismo que vemos hoy, ya sea en Oriente Medio o en cualquier parte del mundo”.
Aznar y Blair pactaron una estrategia de comunicación para aparentar que intentaban evitar la guerra

El periodista Miguel González expone en El País, que el entonces primer ministro británico, Tony Blair, y el jefe del Gobierno español, José María Aznar, acordaron poner en marcha una estrategia de comunicación para intentar demostrar que “estaban haciendo todo lo posible para evitar la guerra”.

Según el informe Chilcot, lo pactaron durante la reunión que ambos mantuvieron en Madrid el 27 y 28 de febrero de 2003, menos de un mes antes de la invasión de Iraq.

El informe Chilcot contiene numerosas referencias a Aznar pero, pese a su presencia en la foto de las Azores, no le otorga un papel protagonista, sino solo el de comparsa de Bush, añade González en su artículo. Mientras tanto, el expresidente del PP y del Gobierno español guarda un significativo silencio.

Por su parte, el expresidente de los EEUU, George W. Bush, en la mañana de este jueves en declaraciones a medios locales y en su habitual tono de prepotencia, bromeaba con las conclusiones del informe Chilcot y se reafirmaba en su criterio de lo que él mismo denominó “El Eje del Mal”
Demanda legal y política

Según publica TeleSur, los veteranos de la guerra y familiares de las víctimas que perdieron la vida en Iraq piden una demanda legal y política contra el ex primer ministro Tony Blair.

Por su parte, el medio latinoamericano también explica que la Corte Penal Internacional analiza el informe Chilcot para determinar si hay motivos para demandar a Blair, lo que implicaría corresponsabilidad penal para Bush y Aznar. “Si bien es cierto que el ex primer ministro no puede ser acusado de un crimen de guerra en su país, puede serlo por haber inducido al Parlamento a cometer el error y esto representa un delito perseguible”, concluye.

Vía: Arainfo

Comentarios