Les saldrá gratis





Sigue la resaca del golpe de Estado perpetrado por las dos facciones principales de la corrupción institucional de este país: el Partido Popular, con sus focos madrileños y valencianos coleando en los tribunales, y el caciquil y clientelar Partido Socialista Andaluz. Este pacto subterráneo entre Rajoy y Susana Díaz abrazados a la bandera rojigualda lo venden de cara a la galería como un acto de responsabilidad por la estabilidad de una nación que les importa un pimiento, ya que simplemente al país lo utilizan como excusa para apuntalar la inmunidad de la cleptocracia de la casta, la tranquilidad en el Ibex, los privilegios del lobby eclesial y la pervivencia de una institución medieval como es la monarquía.

Este hecho unido al cordón sanitario que han impuesto sobre los desobedientes con el decrépito Sistema, Podemos y las fuerzas nacionalistas, acaba con una mariscada aliñada con champán que sella la paz entre el PP de los sobres y el PSOE de los ERE. ¿Es lamentable esta alianza entre las dos facciones de la mafia? Realmente sí, ya que tanto Rajoy como Susana han demostrado que las ideologías importan poco o nada y lo que realmente les importa es mantener su silla y privilegios, hecho que han facilitado unos partidos políticos que en realidad ejercen como cárteles colombianos.

No es que Pedro Sánchez se merezca salida más digna después de su abrazo con Rivera o sus demostraciones poco democráticas con Tomás Gómez o Abel Caballero, pero en realidad el dramático show que contemplamos este fin de semana por La Sexta es una lucha de poder entre el fallido candidato socialista, que aun así mantiene el poder en siete comunidades autónomas, ha soportado estóicamente el sorpasso de Iglesias y es imprescindible para la gobernabilidad estatal, y Susana Díaz, que dice temer una debacle el 17-D cuando en realidad está dolida porque intentó utilizar a Sánchez como títere para que le guardase la silla y le ha salido respondón.

El PSOE traicionará una vez más a sus bases y principios permitiendo un Gobierno que liderará el autor del "Luis, sé fuerte". A cambio se intentará hacer perdonar de cara al electorado exigiendo de manera rotunda que reviertan algunos recortes sociales que habrán pactado previamente la nueva marioneta de La Reina del Sur y Rajoy, que fuma complacido mientras ve que la corrupción de la clase política, la estafa de las preferentes, los desahucios de entidades bancarias rescatadas con nuestros impuestos y la catarata de insensibles recortes les saldrá gratis. Y es que han robado y les han pillado, pero han ganado. Trece millones y medio de españoles tienen la culpa. Que lo disfruten.



Comentarios